Los dioses egipcios

El panteón de dioses egipcios fue uno de los más numerosos del mundo (hubo más de 700), creando nuevas deidades fusionando caracteristicas de varios dioses. Para los egipcios el ka (fuerza vital) de los dioses residia en la Tierra (en la imágenes de los templos, esculturas…) por eso había que venerarlas cantando, bailando, y llevandoles ofrendas de alimentos, objetos preciosos, y prendas de vestir.

No todos los dioses tenían la misma importancia y era normal que algunos dioses cobrarán mayor importancia y otros pasaran a un segundo plano, ya que cada dios era originardo en diferentes regiones, y la importancia de este variaba según la influencia que ejercia una región en el resto de Egipto.

Principales dioses egipcios:

Ra: Dios del sol, durante el dia ilumina la Tierra en forma de halcón. Se representaba con un halcón coronado con un disco solar y encima de este una serpiente.

Imagen

Amón: Dios principal de la ciudad de Tebas. Originariamente pudo ser dios de los vientos, y por consiguiente protector de los navegantes. Acabo asimilándose y fusionándose con el dios de sol Ra, pasándose a llamar Amón Ra. Se representaba con forma humana completa y con un tocado con dos grandes plumas colocadas en forma vertical juntas.

Imagen

Mut: Diosa de Tebas y esposa de Amó, diosa del cielo, se le representaba con un tocado de buitre y con la doble corona que representaba el Alto y el Bajo Egipto.

Imagen

Jonsu: Hijo de Amón y de Mut, dios de la luna. Se le representaba con cabeza de halcón coronado con un cuarto creciente.

Imagen

Osiris: Dios que preside el tribunal donde se juzgan a las personas tras la muerte. Se le representa momificado con un centro y un látigo en las manos, y una corona de color blanco con plumas y cuernos.

Imagen

Isis: Es la esposa y la hermana de Osiris, diosa de la magia. Se le representaba con figura humana completa, coronada con un trono.

Imagen

Anubis: Responsable de conducir a los muertos hasta el tribunal, dios del embalsamiento y la momificación. Se le reprensentaba con cabeza de chacal.

Imagen

Toht: Dios de la escritura y de la lengua. Se le representaba con cabeza de Ibis.

Imagen

Apis: Dios de la agricultura. Se le representaba con forma de toro.

Imagen

Sobek: Dios de la fertilidad. Se le representaba como un cocodrilo o con forma humana con cabeza de cocodrilo.

Imagen

 

Hecho por Señor Revolución.

La Atlántida

La Atlántida descrita por Platón

La leyenda cuenta que la Atlántida era una isla de grandes dimensiones, como un continente, según algunas hipótesis en el Mediterráneo, en otras versiones en el Océano Atlántico, fue destruida por un terremoto o tsunami que inundó totalmente sus tierras dejándola por siempre sumergida bajo las aguas y olvidada en el pasado.

Sus habitantes poseían una tecnología y cultura muy superior a la de los contemporáneos de su época y fueron decisivos en los avances de todas las culturas mundiales. Su ubicación les permitía el acceso a culturas tan dispares como la egipcia y eran consumados viajeros, dominando con sus barcos todos los mares y océanos del planeta.

A lo largo de la historia han aparecido numerosas hipótesis sobre la localización que tuvo la Atlántida, las causas de su desaparición y la naturaleza de la civilización atlante. Algunas de las hipótesis modernas proponen que algunos de los elementos de la historia de Platón se derivan de hechos o mitos vinculados a lugares y culturas conocidas. Otras usan bases paranormales para localizar la Atlántida o dar explicación a algunos aspectos del mito. Las teorías que postulaban a la Atlántida como un continente, distinto a los existentes, quedaron descartadas al comprobarse el fenómeno de la deriva continental.

La historia de la Atlántida empieza entre las pirámides, sacerdotes egipcios hablaron a un viajero hombre de estado griego acerca de una nación que había existido 10.000 años atrás, una nación más avanzada que Egipto y más poderosa que ninguna otra conocida, cuando aquel hombre de estado volvió a Grecia contó la historia de la Atlántida a su familia que la fue pasando de generación en generación hasta que su sobrino segundo Platón, el padre de la filosofía occidental, la escribió en el 650 a.C. Por  entonces Platón era uno de los filósofos más eminentes y su autoridad aseguró que durara durante todo este tiempo. El relato dice lo siguiente: “Escuchad este relato extraño, aunque completamente verídico lleno de historia que nos habla de un gran poder, la Atlántida. La Atlántida tenía círculos concéntricos de mar y tierra que se alternaban, unos más grandes, otros más pequeños. Tan inmensa era la riqueza que poseía que no tenía parangón, los propósitos de sus corazones son verdaderos nobles y virtuosos, la riqueza no los ha emborrachado de orgullo ni han perdido el control de sí mismos, mientras fueron virtuosos disfrutaron del favor de los dioses, pero cuando se hicieron arrogantes y agresivos sufrieron el castigo divino, se produjeron gigantescos terremotos e inundaciones y un día la noche cayó sobre ellos y la isla fue engullida por el mar y desapareció.´´

Platón inventó la ciudad de la Atlántida como aviso para sus conciudadanos atenienses de que la riqueza y el poder conducían a la destrucción si no estaban basados en la virtud, es decir, es una alegoría política, una fábula moral contra la corrupción, pues Platón se encontraba muy insatisfecho y desilusionado con la política de su época, no le gustaba lo que vivía por lo que decidió mirar atrás  para encontrar la Atenas idealizada de tiempos pasados. Atlántida esa es la clave, ¿Tenía realmente una fuente de información o fue todo una invención suya? En cualquier caso, la descripción que realiza Platón sobre la Atlántida es tan rica en detalles que muchos expertos  creen que realizó  esta versión fantástica sobre hechos que ocurrieron realmente.

La imagen de una isla fabulosa tragada por el mar, ha significado que haya sido buscada desde la época de Platón, aunque nadie está seguro si existió realmente muchos son los investigadores que la buscaron, pues también la Troya de Homero se creía producto de la fantasía, hasta que el arqueólogo Heinrich Schliemann la descubrió en 1903.

Yacimiento arqueológico perteneciente a la ciudad de Troya

Platón ofrece muchas pistas sobre la isla, desde la sociedad y la cultura, hasta la forma de la isla y su destrucción por una catástrofe natural. Del relato de Platón se deduce que la civilización atlante debió florecer hace más de 12.000 años. Este dato no puede ser exacto en ningún caso, puesto que en aquellos tiempos todavía no existía ninguna cultura evolucionada que trabajara los metales, estuviera gobernada por reyes y dominara los mares con sus barcos. En cuanto a la localización del misterioso continente, el texto del filósofo lo sitúa “más alla de las Columnas de Hércules”, y esto significaba al otro lado del estrecho de Gibraltar, en el océano Atlántico. Pero, recordemos que la fábula procede de los antiguos egipcios y, para ellos, la isla perdida se llamaba Keftiu (el nombre que tenían para Creta). La fuente de información de Platón, el legislador y estadista Solón, pensaba naturalmente en griego, de modo que traduciría las indicaciones del sacerdote egipcio a su propia lengua, pudiendo producirse por esto algunos equívocos. Pese a todo ello , los científicos han hallado pruebas de que se produjo un suceso semejante  1.200 años antes de Platón en la isla de Thera, actualmente conocida como Santorini, donde se produjo una erupción volcánica tan grande que asolo la isla en la Edad del Bronce. Comparando esta erupción con la de Pompeya o Herculano se encuentra una gran diferencia, ya que el Vesubio solo alcanzó un radio de 6 Km, mientras que la erupción del volcán de Thera alcanzó los 60 Km de radio y con lo cual uno de los mayores desastres durante la historia de la humanidad, un suceso catastrófico tan grande que habría sido recordado cientos de años después por Platón.

Thera antes y después de la erupción.

Además de todo eso, hay muchos datos que corroboran que Thera es la Atlántida descrita por Platón como es la forma de la isla con círculos que se alternan en su forma, Platón describe la sociedad de allí como una sociedad muy avanzada y los arqueólogos han encontrado en Thera bajo más de 30m de piedra pómez y ceniza un mundo perdido sepultado por la erupción. La ciudad se llamó la Pompeya del Egeo, tiene 3600 años de historia y formo parte de la primera gran civilización europea, la cultura minoica, que precede mil años a la Grecia de Platón. Han encontrado una ciudad del tamaño de un campo de fútbol, pero se calcula que la ciudad era treinta veces más grande antes de la destrucción de la isla, hay objetos que se han conservado increíblemente bien y se ha encontrado arquitectura de varios pisos  de entramado de madera que persiste muy bien a los terremotos, además contaban con una instalación sanitaria que no se vería en la Europa moderna hasta el S. XIX, había tuberías de arcilla incrustada en los muros de los pisos superiores para conectar los aseos con el alcantarillado público.

Yacimiento arqueológico encontrado en Thera (actual Santorini)

El arte también expresa lo avanzados  y sofisticados que eran sus habitantes especialmente destaca el papel de las mujeres, que por como las retrataban parecen tener un gran status social, se nota en sus ropajes, joyas y en que eran las encargadas de realizar los rituales para la sociedad. Por otro lado, destaca en Thera el azafrán que contribuyo a la gran riqueza de sus habitantes. Platón describe a los habitantes de Atlántida como grandes marineros, los de Thera eran grandes marineros por ello tenían el control internacional marítimo, su principal socio comercial era Creta que tenía por aquel entonces poseía el control político. Además en Thera se encuentra otro gran paralelismo de la ciudad de Platón como es la práctica del salto del toro, que era una práctica de iniciación para los jóvenes, muy retratada en los mosaicos de las paredes tanto de Thera como en los del palacio de Cnosos.

Tauromaquia típica de Creta y Thera.

La civilización minoica desapareció 150 años tras la erupción del volcán de Thera, pero habría perdurado el recuerdo de una sociedad avanzada que fue destruida tras el cataclismo, cataclismo que debería ser recordado de generación en generación, un suceso así nunca se olvida y por ello ahí entra la mitología. Aun así la tectónica de placas no deja lugar a dudas, ningún continente o isla de dimensiones como las descritas pudo haberse sumergido o inundado sin dejar pruebas de ello. Por lo cual tenemos que pensar que de ser algo más que un mito deberíamos buscar la Atlántida entre las tierras ya conocidas.

Saludos Señor República