El Compromiso de Caspe: la elección de un nuevo rey

El Compromiso de Caspe fue una reunión producida por nueve compromisarios en Caspe (Aragón), donde se produjo la renovación de la monarquía catalo-aragones y posiblemente sea el suceso más importante del siglo XV, pues con ella apareció la dinastía Trastamara con la figura de Fernando de Antequera, un noble de Castilla y que posteriormente sus sucesores darán lugar a la unión de ambos territorios (Reino de Castilla y Reino de Aragón) con el matrimonio de Isabel la católica de Castilla y Fernando II de Aragón.

La corona catalo-aragonesa se encontraba en una clara situación de decadencia biológica por la falta de descendencia. Los sucesores de Pedro IV “el ceremonioso” (1319-1387) fueron sus hijos Juan I y Martín I cuyos monarcas ambos tuvieron reinados no muy amplios. Juan I pese a que tuvo doce hijos, siete de ellos varones, todos ellos murieron antes que él, por lo que le sucedió su hermano, Martín I “el humano”, que pese a tener un hijo, Martín “el joven”, este murió tempranamente y después el propio monarca en 1410.

  
Pedro IV                                                   Juan I                                           Martín I

Además, pese a que se lograron algunos éxitos exteriores como la reincorporación de Sicilia a la corona de Aragón mediante el enlace matrimonial de Juan I con María de Sicilia, pese a ello nos encontramos ante una situación de carestía en el exterior como podemos observar en su política exterior de expansión mediterránea, ya que se perdieron Atenas y Neopatria entre 1388 y 1391 y tuvieron que sofocar revueltas en Cerdeña y Sicilia. Revueltas provocadas por la República de Génova y por el Papa de Roma. El Papa de Roma, pues estamos en el contexto del Gran Cisma de Occidente, también llamado Cisma de Aviñón y la corona de Aragón se decantó por el Papa de Aviñón.

Por este motivo existe un debate sobre si la expansión mediterránea se produce por los intereses de la dinastía catalo-aragonesa o por los intereses económicos de los mercaderes que ejercen una dura presión sobre el monarca.

En el ámbito interno de la corona catalo-aragonesa tenemos guerras internas en los estamentos entre bandos y grupos de nobles, por ejemplo en el Reino de Aragón hubo tensiones internas entre banderías nobiliarias como los Luna contra los Urrea, o en el Reino de Valencia donde encontramos el conflicto entre la familia Vilaragut y posteriormente los Soler contra los Centelles.

En este contexto se produjo la muerte de Juan I sin descendencia y la muerte después de su hermano Martín I. Martín I “el humano” que tras la muerte de su hijo Martín “el joven” que murió sin descendencia legítima en el 1409 y su padre el año 1410, sin herederos directos legítimos, puesto que su hijo Martín “el joven” tuvo un hijo de una relación extramatrimonial llamado Fadrique de Luna, pese a ello Fadrique podría haber sido rey, pero a la muerte de Martín I tenía tan solo ocho años y carecía de partidarios que apoyaran su candidatura. Además Martín I murió sin haber indicado de forma clara quién habría de sucederle. Con lo cual, no encontramos rey en la corona de Aragón.

Esto dio lugar a un interregno que duró dos años y a que finalmente en el año 1412 se convocara en Caspe una reunión que resolviera la cuestión sucesoria entre dos grandes rivales al trono. Por un lado, Jaime de Urgel de origen catalán, conde de Urgel, casado con la hija de Pedro IV “el ceremonioso” y con lo cual hermana del último monarca y designado por Martín I como lugarteniente general de la corona, por lo tanto, era el candidato con más probabilidades, pero contaba con muchos enemigos dentro de la propia corona. El otro gran candidato es Fernando de Antequera, nombrado de Antequera por sus conquistas en esta zona, un noble castellano vinculado a la Corona de Aragón por su madre, era un hombre de gran prestigio, además en este momento era el regente de Castilla, por ser hermano del anterior rey de Castilla, Enrique III de Trastámara. En Castilla había un rey, pero este era menor de edad y en este momento el máximo dirigente de Castilla era Fernando de Antequera y por lo tanto tenía también un gran poder.

Fernando de Antequera

También había más pretendientes al trono, pero eran de menor importancia como eran: Fadrique, hijo ilegítimo de Martín “el humano”, Alfonso duque de Gandía, que murió el 5 de marzo de 1412, antes de que se reunieran en Caspe, y Luis de Anjou y Juan II, estos dos últimos por descender de los reyes de Aragón por vía femenina. Si la referencia es Martín “el humano” tiene más derechos su nieto Fadrique, posteriormente Luis de Anjou y Juan II de Castilla sobrinos segundos de Martín. Si el parentesco se establece con otros monarcas, Fernando de Antequera es nieto de Pedro IV “el ceremonioso”, Alfonso de Gandia es nieto de Jaime II y Jaime II de Urgel bisnieto de Alfonso “el benigno” y esposo de Isabel, hija de Pedro IV.

Árbol genealógico

Por lo tanto, varios rivales al trono, destacando sobre todo a Jaime de Urgel y Fernando de Antequera, todo esto en un contexto de conflictividad social en los territorios entre los partidarios urgelistas y los trastamaristas.

El Compromiso de Caspe del 29 de marzo 1412, se realizó en la localidad aragonesa del mismo nombre y supone la propuesta de Alcañiz de la reunión de tres “personas de santa vida y ciencia, buenas y notables” representantes por cada uno de los territorios que conforman la corona de Aragón, estos son tres compromisarios de Aragón, tres de Cataluña y tres del reino de Valencia, para decidir entre los candidatos a un nuevo rey.

Todo ello dentro de un contexto internacional, el Cisma de Aviñón y el traslado del Papado de Roma a Aviñón y con lo cual, nos encontramos en un periodo en el que hay dos Papas y división de la iglesia católica, por un lado los seguidores del Papa de Roma y por otro lado, los partidarios del Papa de Aviñón. En este momento Castilla es partidaria de Aviñón donde el Papa es Benedicto XIII, y por lo tanto es partidario de Fernando de Antequera. Esto influye en el pensamiento de un compromisario de Valencia como es San Vicente de Ferrer, un personaje que mueve masas con sus predicciones y que era partidario de Aviñón.

Además, en este contexto tenemos una situación conflictiva socialmente, en el caso del reino de Valencia, tenemos a los Vilaragut que eran partidarios de Jaime de Urgel y los Centelles partidarios de Fernando, por lo tanto, tenemos una guerra de bandas nobiliarias para controlar la ciudad, ambas bandas están implicadas con la elección del nuevo rey. En el reino de Valencia, tras la Batalla de Murviedro, la victoria es para los Centelles, que logran la victoria sobre los Vilaragut con la ayuda de Castilla, esto explica que los tres compromisarios de Valencia: Pedro Bertrán, que no voto alegando no haber tenido tiempo para formar una opinión y que sustituyo al jurista Gener Rabassa, que fue declarado demente, Vicente Ferrer y su hermano Bonifacio que apoyaban la elección del Papa de Aviñón, Benedicto XIII, también conocido como el Papa Luna, y explica que sean partidarios de Fernando de Antequera.

En el Principado de Cataluña también encontramos una división. Por una lado, la nobleza, partidaria de Jaime de Urgel y por otro lado, el patriciado urbano, partidario de Fernando de Antequera. Como consecuencia los compromisarios catalanes están divididos: Guillem de Vallseca, jurista y Pere de Segarriga, arzobispo de Tarragona, optaron por Jaime de Urgel, mientras que Bernat de Gualbes, representante del patriciado barcelonés, optó por Fernando de Antequera.

En cuanto al reino de Aragón, observamos como en principio Aragón muestra un problema legal, puesto que Fernando de Antequera es candidato por herencia materna y según las normas aragonesas las reinas no pueden reinar. Creando así un debate sobre si se puede transmitir la herencia de la corona, existiendo una división entre los que están a favor de la ley sálica vigente en Aragón y quienes defienden que según el Derecho aragonés las mujeres no reinan pero si transmiten sus derechos a los hijos varones. La decisión final es que si se puede transmitir la herencia, por lo tanto, la candidatura de Fernando de Antequera es legal y eso supone que los Compromisarios de Aragón: Domingo Ram, obispo de Huesca, Francisco Aranda y el jurista Berenguer de Bardaixí sean partidarios de Fernando de Antequera.

La decisión final fue a favor de la figura de Fernando de Antequera, pues de los nueve electores se produjo una abstención, seis votos para Fernando de Antequera y solo dos para Jaime de Urgel. El reinado de Fernando de Antequera supone el inicio de una nueva dinastía en la corona de Aragón, una dinastía de origen castellano, la dinastía Trastámara.


Acta notarial de la elección unánime de Fernando de Antequera como ret de Aragón por los nueve compromisarios de Caspe

Jaime de Urgel en un primer momento aceptó la decisión, pero posteriormente tomó la decisión de negarse a reconocer como nuevo rey a Fernando I y con ello denegar la decisión tomada por el Compromiso de Caspe, por este motivo se alzó en armas contra el monarca, pero fue derrotado en Castelflorite, Montearagón y asediado en el castillo de Balaguer donde finalmente se rindió. Jaime de Urgel fue condenado y sus bienes fueron confiscados, estuvo en varias prisiones hasta que finalmente murió en el castillo de Játiva el año 1433.


Tumba de Jaime II de Urgel en el castillo de Játiva
El Compromiso de Caspe ha dado lugar a diversas consideraciones históricas que han dado lugar a debate, ya que parte de la historiografía catalana actual acusa a la dinastía de los Trastámara de ser la culpable de la decadencia del siglo XV. Afirman que el resultado del Compromiso de Caspe perjudicó al principado de Cataluña y que hubiera ido mejor si el monarca escogido hubiera sido Jaime de Urgel, pues era de origen catalán, en cambio, la llegada de la monarquía castellana de los Trastámara supuso en Cataluña la imposición de la lengua y los modos políticos castellanos.

Además, se consideró como una traición a la Corona de Aragón por parte de aragoneses y valencianos por su elección del rey castellano. La corona de Castilla significó el precedente de los reyes católicos y el concepto de nación española, pero desde los años 60 autores como Vicent Vives dieron una nueva dimensión al debate. Otros historiadores consideran que el Compromiso de Caspe y la instauración de la dinastía Trastámara no son culpables de la decadencia de Aragón, sino que más bien es un proceso previo a la instauración de los Trastámara, además consideran que no es una dinastía negativa a la Corona, ya que algunos territorios como la ciudad de Valencia experimentan durante el siglo XV su periodo de esplendor y el mejor ejemplo para entender el esplendor de Valencia es la Lonja o mercado de Valencia.

 

Vicent Vives dice que no se puede considerar la coronación de Fernando de Antequera como un precedente del matrimonio de los reyes católicos y el nacimiento de la nación española, sino que su coronación tiene sentido en su contexto histórico, ya que todos estos argumentos son falsos, pues ambos reinos (Aragón y Valencia) no votaron a favor de Castilla, sino por lo más conveniente para sus intereses. Los aragoneses rechazaron la política exterior catalana que se basaba en la expansión mediterránea, mientras que los valencianos se vieron influenciados por las creencias de una monarquía fuerte y la influencia del Papa Benedicto XIII sobre Vicente Ferrer, un hombre que movía masas.

 

Un saludo, Señor República.

Anuncios

Los visigodos: de sus orígenes al reino de Tolosa

Los godos fueron una tribu de origen germánico, su procedencia de origen parece ser que estaría situada en Götaland al sur de Suecia y en el siglo I a.C. se dirigieron a las costas polacas.

                                       

Desde allí, debido a cambios climáticos que convirtieron sus tierras en demasiado frías y poco provechosas, se desplazaron hacia el sur y el este y en el siglo II d.C. se establecen en las estepas de lo que hoy es Ucrania y en las costas del mar Negro acabando con los restos del antiguo reino escita que se asentaba allí.

Los godos en este punto se dividieron, una gran parte de ellos se quedaron en estas regiones y a partir de entonces se les conocerá con el nombre de Ostrogodos, los godos del este.
El resto se desplazó hacia las actuales llanuras de Rumanía y Hungría, se les conocerá como los visigodos, los godos del oeste. 


          

En el año 270 d.C., el emperador romano, Aureliano, se ve obligado a retirarse parcialmente de la provincia de la Dacia, y su lugar lo ocupan los visigodos, que se establecen como federados del imperio.
Este pacto o foedum entre el imperio y los visigodos, les obligará a prestar apoyo militar a Roma a cambio de tierras, alimentos y dinero.

           

La economía de los visigodos y los godos en general estaba basada fundamentalmente en la agricultura y ganadería, estaban poco influenciados por los romanos y su desarrollo material y cultural era poco avanzado comparado con ellos.

Los visigodos, al igual que los romanos en esta época, eran cristianos, pero practicaban el arrianismo, doctrina cristiana creada por Arrio (256-336), un presbítero de Alejandría. Doctrina teológica, que sostenía que Jesús era hijo de Dios, pero no Dios mismo.

En el año 375 las tribus de los hunos, se desplazan desde las estepas asiáticas del sur de Rusia hacia el oeste, atravesando el rio Volga, presionando y desplazando a su vez a los ostrogodos, que de la misma forma empujan a los visigodos y al resto de pueblos bárbaros contra las fronteras del imperio romano.

En el año 376, un grupo muy numeroso de visigodos, con sus caudillos Fritigerno y Alavivo, intentaron cruzar la frontera del Danubio pues fueron derrotados por los hunos y sufrieron una escasez alimentaria por su falta de recursos.

El emperador romano Valente permitió a los visigodos la entrada a su frontera, a cambio de servir militarmente a Roma. Valente y su corte creyeron que recibirlos era una medida excelente que serviría para prevenir la invasión de la barbarie asiática. De este modo, un millón de visigodos de todas las edades y de ambos sexos atraviesan el Danubio hacia el sur con la ayuda del ejército del emperador Valente. Tracia se convirtió en un campo de refugiados.

Se produjeron a partir de entonces interminables abusos por parte de las gobernadores militares romanos Máximo y Lucipino, quienes les explotaron miserablemente, aprovechándose de ellos y de su situación. La chispa estalló cuando fueron asesinados algunos importantes visigodos próximos a los caudillos Fritigernio y Alavivo, que pronto se rebelaron contra sus dominadores romanos, apoyados por ostrogodos, taifales y alanos.


Los visigodos comenzaron a asolar la región y la rebelión llego a ser tan grave y preocupante que el mismo emperador romano, Valente, se dirigió personalmente para acabar con ella en el verano del año 378.

El 19 de Agosto de 378 cerca de la ciudad de Adrianápolis, tiene lugar una de las batallas mas importantes y decisivas en la historia del mundo. Los pueblos bárbaros, al mando de los visigodos, se enfrentaron y derrotaron a los romanos, el mismo emperador Valente moriría en la batalla.

Posteriormente se dirigieron contra la propia ciudad que no pudieron tomar, se retiraron y con la misma intención marcharon contra Constantinopla, pero, ante la imposibilidad de sortear sus sólidas murallas, se lanzaron a un violento saqueo de las indefensas provincias balcánicas y danubianas.


La derrota en Adrianópolis supuso un duro mazazo para el ejército romano del que ya nunca se recuperaría. Ante esta situación insostenible, Teodosio fue reclamado por el emperador occidental, Graciano, para hacerse cargo del ejército. Teodosio perteneciente a una familia hispanorromana noble ganó gran prestigio militar y en el 279 fue proclamado augusto y se propuso estabilizar la situación en los Balcanes, que no habían recuperado la normalidad desde el desastre de Adrianópolis. Sin embargo, decidió no hacer frente directamente a los godos, con quienes firmó un tratado en el año 382 por el que se instalarían en las tierras abandonadas entre el Danubio y los Balcanes, formando una nación autónoma, asociada al imperio por un tratado (foedus) que regulaba los derechos y deberes mutuos. Los godos recibirían un subsidio o tributo alimenticio y ellos, a su vez, proporcionarían soldados al imperio. Los ciudadanos romanos que permenecerán en el territorio quedarían todavía bajo la administración romana. De este modo, emergía el primer estado germánico libre en el interior del imperio. Se trataba de un precedente peligroso, pero que solucionaba de hecho una situación muy compleja. No obstante, lo más conocido del emperador Teodosio fue su elección en construir un verdadero Imperium Christianum, puesto que continuó con la persecución a los paganos y tomó la trascendental decisión de hacer del cristianismo la religión oficial del Imperio mediante el Edicto de Tesalónica del 380.

En el año 392, con la muerte del emperador Valentiniano II, el general Arbogastes tomó la iniciativa y proclamó emperador a Eugenio, de origen franco. Teodosio, con la ayuda de los visigodos, en manos del rey Alarico, los derrotó en la batalla en el estrecho del río Frígido, en la actual frontera italo-eslovena el año 394.

El 17 de enero del año 395 murió en Milán el emperador Teodosio el Grande, con él desapareció el último emperador que dominó todo el imperio como soberano único. En realidad fueron unicamente tres años de dominio pleno desde la muerte del coemperador Valentiniano II en el año 392 .Tras su muerte, las dos partes del Imperio se separaron definitivamente en sus dos hijos herederos, Arcadio se quedó con la parte Oriental bajo el asesoramiento de Rufino, mientras que Honorio se quedó con la parte occidental bajo el asesoramiento de Estilicón.

A pesar del apoyo del rey visigodo Alarico de combatir junto a los romanos, este nunca recibió ningún cargo militar importante. Todo esto creó un profundo malestar entre los visigodos que provocó la sublevación de Alarico que comenzó a devastar las regiones de Grecia. En el 397, los visigodos habían conquistado Atenas y Corinto, y ocupado todo el Peloponeso.

Rey Alarico

A finales del 401, Alarico aprovechó que Estilicón se encontraba de campaña en la frontera del Danubio, para sitiar Milán, donde se hallaba Honorio, que tuvo que refugiarse en Rávena. Estilicón reaccionó rápidamente y el día de la Pascua del año 402, al mando de un gran ejército compuesto de contingentes occidentales y orientales se lanzó contra el rey visigodo, donde le venció en Verona. El rey Alarico perdió a su mujer que fue raptada por los romanos en la batalla, pero él consiguió escapar y volver a Iliria.

Tras unos años de aparente calma y hegemonía romana, a finales del 406 se produjo la catástrofe de las Galias. La frontera del Rin fue traspasada por una gran cantidad de hordas germánicas: alanos, suevos y vandalos asdingos y silingos. Además en Britania se produjo un alzamiento y se nombró emperador a Constantino III, que pasó al continente, dejando desguarnecida la isla. Los acontecimientos se volvieron contra Estilicón, que fue traicionado por un amplio sector de la élite romana antigermánica y asesinado junto a su familia en agosto del año 408. 

Roma fue abandonada a su suerte mientras el emperador Honorio se encontraba a salvo en la nueva capital del imperio, en Rávena y que junto a Milán fue adquirieron todo el peso efectivo del poder. La ciudad de Roma renunció a Honorio como emperador y en su lugar reconocieron a un personaje llamado Atalo, parece que con la complicidad de Alarico, que fue nombrado mariscal de campo del ejército occidental.

Alarico aprovecha esta situación y se dirige hacía Roma, donde la sitió y bloqueo en varias ocasiones las doce puertas de la ciudad, destacando finalmente su tercer y definitivo asalto y saqueo entre el 24 y 26 de agosto del año 410. La conquista y despojo de Roma, pese a su breve duración, causó una enorme impresión en todo el mundo. La devastación afectó principalmente a los palacios de la aristocracia romana y los templos, y fue vista como una hecatombe de efectos  muy superiores a las simples pérdidas materiales, aunque estas fueron inmensas: el botín recogido durante los tres días de pillaje fue el origen de la fabulosa riqueza atribuida al tesoro visigodo, que tanta fama alcanzó en épocas posteriores. Los visigodos también hicieron importantes cautivos como 40,000 esclavos bárbaros que incorporó a su ejército o la princesa Gala Placidia, hija de Teodosio y hermana de Arcadio y Honorio. La brutalidad de los visigodos se puso de manifiesto en los asesinatos y violaciones cometidas, además de que la mayoría de los edificios fueron quemados. Era la primera vez en 800 años que un ejército extranjero ponía los pies en la ciudad de Roma, pues la ciudad había permanecido inexpugnable desde el ataque del galo Breno en el 387 a.C.

La caída de Roma

Con todo, después de la invasión de Italia, Alarico consideró imposible establecerse de modo estable en la Península itálica, y dirigió su atención a África, granero de Roma para asentar un golpe mortal a Honorio. Sin embargo, cuando ya estaba todo listo para la aventura volvió sobre sus pasos por Italia y en Cosenza enfermó y murió súbitamente. Tras su muerte, le sucedió su cuñado Ataúlfo, quien llevo su pueblo hacía las Galias, donde los visigodos se asentaron.

Mientras tanto, Italia liberada del peligro, se fue recobrando y disfrutó de un tiempo de estabilidad. Las Galias no gozaron de la misma suerte, donde la autoridad imperial había desaparecido casi por completo y depredadas por completo por las hordas germanas que habían ido entrando desde el año 407. Durante el otoño del año 409 la frontera pirenaica quedó desguarnecida e Hispania sufrió la invasión de nuevos grupos bárbaros los suevos y vándalos asdingos se establecieron en la Gallaecia (actual Galicia), al noroeste de la península, los alanos en la parte de Lusitania (actual Portugal) y los vandalos silingos en la Bética. El resto de la península ibérica quedaron libres de la presencia bárbara quedando en manos de la aristocracia romana.

Los visigodos fueron ocupando el sur de las Galias, entre la costa mediterránea del Languedoc y las costas atlánticas. Ataúlfo había fijado la capital en Burdeos. Debido a la presión del ejército imperial en manos del general ilírico Constancio, hacía 415 decidió  traspasar los Pirineos y ocupar el territorio de a Tarraconenesis, que quedo disponible tras el reparto del 411. Pero el 14 de agosto del 415, mientras revisaba sus caballos en Barcino (Barcelona), Ataúlfo fue asesinado. No se conoce la identidad de su asesino, pero se piensa que fue victima de una conspiración encabezada por su sucesor Sigerico.

Rey Ataúlfo

Ataúlfo no murió instantáneamente, y pudo designar como sucesor a su hermano menor Walia, pero fue Sigerico quien se hizo con el poder, matando a los seis hijos que Ataúlfo tuvo con su primera esposa, y violando a Gala Placidia.

Sigerico

Sin embargo, el reinado de Sigerico no duró más que una semana, pues al séptimo día de gobierno los partidarios de Walia lo asesinaron y el mando de los visigodos pasó a Walia, rey con una política cuya obra sentará las bases del destino del pueblo visigodo. Walia restauró el deseo de pasar a África, pero su intento se quedo en nada por una catástrofe marítima en el estrecho de Gibraltar.

Este acontecimiento fue visto por visigodos y romanos como una buena oportunidad para llegar a un acuerdo común, puesto que los visigodos necesitaban con urgencia tierras y víveres y los romanos aprovecharon la oportunidad de convertirlos en asociados para combatir en la Península Ibérica a los demás pueblos bárbaros y restablecer de este modo la autoridad imperial. De este modo, se llego a un acuerdo, por el que los visigodos se comprometieron a combatir a suevos y vandanlos. Roma por su parte, otorgó a los visigodos la condición de federados y un suministro de 600.000 medidas de trigo.

En el 418, un nuevo tratado les concedía la extensa provincia de Aquitania, al sur de las Galias, pero no establecieron su capital en Burdeos, sino en Tolosa, en la Narbonense. Walia murió al año siguiente, él creó el reino visigodo de Tolosa que pasó a manos de su sucesor, Teodorico I

Teodorico I

Un saludo, Señor República

Los arqueros ingleses (1300-1450).

Entonces los arqueros ingleses adelantaron un paso y lanzaron sus flechas tan a un tiempo y en tal número que parecían nieve. Las afiladas flechas atravesaron a los hombres y a sus caballos, y muchos cayeron” Jean Froissart, describiendo la batalla de Crécy 1346.

El arco largo era un arco simple de madera, pero la extraordinaria habilidad de los arqueros ingleses y galeses hizo de un arma más bien primitiva un avance tecnológico decisivo en el campo de batalla. Fue la clave del poder militar de los reyes ingleses durante los siglos XIV y XV, y les permitió derrotar a la “flor de la caballería francesa” en Crécy, Poitiers y Azincourt. A los arqueros se les reconocía como fuerza de élite, aunque su categoría social no estaba a la altura de su importancia para la corona inglesa.

El empleo eficaz de masas de soldados armados con arco largo surgió durante las guerras que tuvieron lugar en Gran Bretaña a finales del s. XIII y principios del siglo XIV. Según algunos historiadores, los ingleses conocieron la eficacia del arco largo por los galeses, que lo habrían empleado con resultados letales contra los ejércitos de Eduardo I (1271-1307). Aunque se trate de una teoría discutida, no hay duda de que en el sur de Gales abundan los arqueros expertos. Cuando el ejército de Eduardo derrotó a los escoceses en 1298 en Falkirk, en sus filas había arqueros tanto galeses como ingleses.

El desarrollo del despliegue eficaz de arqueros como fuerza de ataque masiva corresponde a Eduardo III. En la batalla de Halidon Hil contra los escoceses, en 1333, envió a los caballeros ingleses a luchar a pie flanqueados por los cuerpos de arqueros. Cuentan los cronistas que volaban “tantas flechas como motas de polvo en un rayo de sol”. Las fuentes contemporáneas cuentan que “los escoceses fueron vencidos por los arqueros ingleses”.

El empleo de las armas con proyectil, y de arcos y flechas en particular, fue generalmente denigrado en la Europa medieval. Los caballeros mostraban desdén por un estilo de combate que permitía matar a un hombre a distancia, considerándolo propio de viles y cobardes. Por este motivo, la aristocracia no proporcionaba arqueros, que solían proceder del estamento medio de la sociedad, los pequeños propietarios libres. En muchas ocasiones fueron hombres más bien pobres y menos respetables los que nutrían sus filas. Además del sur de Gales, la mayoría de las zonas boscosas de Inglaterra fueron cuna de un buen número de arqueros, dado que la función básica del arco era la caza.

Los arqueros ingleses salieron de detrás de la estacada, soltaron los arcos…desenvainaron sus espadas…y otras armas, mataron a aquellos franceses sin piedad”. Jehan de Wavrin, descripción de la batalla de Azincourt.

Cuando se preparaban para la batalla, los arqueros se proveían de unas 60 flecha. Para tenerlas lo más a mano posible, no las llevaban en un carcaj sino al cinto, o las clavaban en el suelo a sus pies; lo segundo tenía una ventaja de ensuciar las puntas con el fin de infectar las heridas que pudieran causar. Algunos llevaban casco y algún tipo de cota de malla, pero muchos combatían sin protección alguna. Para su defensa dependían de otros soldados con armadura, además de obstáculos naturales o artificiales: setos, fosos o, como en Azincourt, estacas afiladas colocadas con la punta hacia arriba entre ellos y la caballería enemiga.

Además de lanzar flechas, los arqueros luchaban como infantería ligera. Para ello iban armados con dagas, hachas y martillos o mazas de plomo. Cuando sus flechas habían reducido una carga de caballería a un caos de caballos que coceaban heridos y de jinetes derribados y aturdidos, los arqueros corrían a acabar con el enemigo usando armas de filo, y además recuperaban todas las flechas que podían, ya que la munición tendía a agotarse pronto.

-Representación de un arquero inglés en la película Robin Hood protagonizada por Russell Crowe.

Los arqueros ingleses no siempre resultaron victoriosos. Lo cierto es que después de Azincourt estuvieron casi siempre en el bando perdedor, sobre todo una vez que los franceses comenzaron a hacer un uso eficaz de los cañones, en las fases finales de la guerra de los Cien Años. Con todo, no está claro que fueran las armas de fuego las que dejaran obsoleto el arco largo, aunque su práctica desaparición de los campos de batalla en el siglo XVI coincidiera con la aparición del arcabuz y el mosquete.

Pasarían otros 300 años antes de que un arma de fuego pudiera igualar la cadencia de disparo del arco largo, de doce flechas por minuto, y su capacidad de acertar repetidamente a un blanco a 200m.

Quizá la explicación más conveniente de su declive sea la desaparición de la gran masa de arqueros competentes necesaria, en parte a causa de un largo periodo de relativa paz en Inglaterra. Ya no era posible desplegar el arco largo en masa, simplemente porque no había ya un número suficiente de hombres capaces de manejarlo.

 

 

Saludos de MR. Democarcia.

 

 

El ideal de caballería

La especialización bélica durante la Edad Media va a generar un ideal de vida de la nobleza, basado en la transmisión de privilegios por sangre, no por méritos, es decir de padres a hijos. A medida que avance la Edad Media vamos a encontrarnos una nobleza de caballeros que sí que lo serán por méritos, pero inicialmente la nobleza tiene su símbolo de distinción principal en el linaje. Las características de este linaje son la gran cantidad de privilegios, como son la preeminencia política, el mando en la administración y en el ejército y la exención de impuestos.

Los caballeros no pagan impuestos porque su función es la protección militar, pues servían al rey o a otro señor feudal como contrapartida por la tenencia de un dominio territorial o por dinero. Hacen un servicio militar y por tanto no hacen un servicio económico. Su forma de pagar impuestos es el servicio militar.

Tienen también una serie de derechos políticos. Debían ser juzgados por sus iguales o por sus señores Su juramento tiene mayor fuerza que el de un plebeyo. Estaban exentos de algunos castigos como la horca o los azotes. La decapitación es el castigo para los nobles. Gozan de mayores multas compensatorias y tienen la opción del duelo judicial (batirse en duelo, de este modo el ganador del duelo tiene la razón). Todos estos privilegios facilitarán la formación de linajes y de un ideal de nobleza que les diferencia del resto de la sociedad a través de signos externos como el ropaje, el armamento, el ajuar, las costumbres, el ocio, el lenguaje, etc. La nobleza medieval trataba de aparentar que tenía una gran posibilidad económica. En cuanto al ocio se dedicaban casi siempre a la caza.

           Armadura de un caballero medieval

La nobleza ve necesario el derroche y la ostentación, no como algo negativo sino como parte de su situación social. La mesa es uno de los elementos claves. Es símbolo de distinción social. Las buenas maneras en la mesa sirven para diferenciar al que es noble del que no lo es. También la aparición de estos linajes transformará la visión que hay sobre la mujer. La literatura eclesiástica hablaba de la mujer como fuente de pecado, como agente del demonio. Los padres de la Iglesia fomentan esa idea. La mujer tiene como único objetivo facilitar la descendencia. Un linaje cuando más hijos tenían más poderoso era.

La trayectoria vital de un caballero era, por lo general, la de un hombre de noble cuna que, habiendo servido durante su primera juventud como paje o escudero, era luego ceremonialmente ascendido por sus superiores al rango de caballero, normalmente lo hacia el señor feudal o otro caballero de gran rango. Durante la ceremonia, el aspirante solía prestar juramento de ser valiente, leal y cortés, así como proteger a los indefensos, estos eran conocidos como los códigos de caballería. Todo caballero, poseía un código de caballería por el cual debía regir su comportamiento.

     Representación de una ceremonia

Los caballeros poseían mandamientos inquebrantables:

– Creer en todo lo que la iglesia enseñe y observar todos sus mandamientos.
– Proteger a la iglesia.
– Tendrás respeto por sus debilidades, las defenderás.
– Amaras el país en que naciste
– No retrocederás ante el enemigo
– Harás a los infieles una guerra sin cuarteles.
– Cumplirás tus deberes feudales si no contradice la ley de Dios.
– No mentiras y serás fiel a tu palabra.
– Serás generoso.
– Mantendrás el bien frente a la injusticia y el mal.

En la literatura aparece el amor cortés idealizando a la mujer. Se intentan crear estereotipos de mujeres ideales. La literatura eclesiástica entendía a la mujer como agente del pecado y la literatura más laica presentaba a la mujer dentro de ese ideal del amor cortés.

Esta nobleza termina de madurar entre los siglos XI y XIII y se consolida en la Baja Edad Media (siglos XIV y XV). A pesar de que se trata de una nobleza de sangre se requiere un aprendizaje para llegar a este ideal. Los hijos de la nobleza eran armados caballeros por otro noble o por el rey con 15 o 16 años, después de haber aprendido equitación, uso de las armas, tener una educación cortesana y sobre todo un gran poderío económico. La ceremonia consistía en la entrega de la espada y en la pescozada. Eran guerreros, pero debían cumplir un código ético (valor, lealtad, honor y fidelidad. Este código está basado en la ética eclesiástica porque no son simples guerreros, sino que se convertirán en miles Christi (caballeros de Cristo), es decir que al mismo tiempo que surgen estos linajes se observa una cristianización de la caballería, cuyo máximo exponente son las órdenes militares (templarios, hospitalarios, etc.) lo que supone lealtad a Dios, defensa de la fe y protección a los débiles. Existe una serie de elementos para regularizar las armas. No siempre hay guerras exteriores y caza. Uno de estos elementos es la caballería y el otro la Paz de Dios y la Tregua de Dios, estas dos últimas son dos instituciones creadas a finales del siglo X por la iglesia para regularizar la violencia de los guerreros. La Paz de Dios impedía atacar a determinadas personas, especialmente religiosas, a los templos y los espacios circundantes. La Tregua de Dios por su parte, prohibía luchar los días sagrados. En principio afecto a los domingos, pero luego se extendió a jueves, viernes y sábado, y periodos más largos como Navidad, Pascua, Cuaresma y Semana Santa, bajo amenaza de excomunión. Las Guerras Santas se justificarán para desviar la belicosidad de estos guerreros contra los infieles y no contra otros cristianos.

                                                     Evolución del caballero medieval

Desde el siglo XIII el termino caballero y caballería, la nobleza lo aplicará en su día a día, esto se aprecia en sus ceremonias familiares, la comida y el ritual para armar al caballero. Elemento de diferenciación entre un noble y un no noble. Esto sera muy parodiado por Miguel de Cervantes en su famosa obra El Quijote, cuyo protagonista va a intentar imitar la obra literaria de Amadís de Gaula, el más fiel y enamorado caballero del mundo.

    Don Quijote de la Mancha

Saludos, Señor República.

Isabel I de Castilla, la católica.

Isabel nació el 22 de Abril del año 1451 en Madrigal de las Altas Torres, siendo hija de Juan II y de su segunda esposa Isabel de Portugal. En el año 1454 asciende al trono su hermano mayor Enrique IV, debido a la muerte de su padre. Es durante ese período cuando Isabel y su madre son trasladadas a Arévalo, muy cerca de Medina del Campo para recibir allí una estricta formación impartida por varios tutores, entre los que destaca Gonzalo de Illescas, Juan de Padilla o Fray Martín de Córdoba entre otros, que la formarían en las distintas asignaturas humanísticas como historia, filosofía o gramática. En el año 1468 se realizó el pacto de Toros de Guisando donde el rey Enrique IV nombró a Isabel como su única heredera de sus títulos y reinos.

Con el paso del tiempo se pudo ver como Isabel sería una gran líder y reina, también destacaría su fidelidad por la Iglesia Católica, doctrina que defendería hasta el fin de sus días. El 19 de Octubre de 1469 Isabel contraería matrimonio con Fernando de Aragón, a pesar de no tener la dispensa papal debido a que eran primos segundos. El día siguiente del enlace se consumó el matrimonio en la cámara nupcial ante un selecto número de testigos. Los dos jóvenes no se conocieron hasta pocos días antes de la boda, a pesar de que el enlace estaba pactado anteriormente. El problema de que eran primos se solucionó a través de una bula papal firmada por el papa Calixto, bula que había sido falsificada por el obispo de Segovia. Al enterarse Enrique IV que el matrimonio se había consumado sin su consentimiento anuló el pacto de Toros de Guisando y nombró a su hija Juana (la Beltraneja) su heredera al trono.

-Lienzo pintado que representa a la reina Isábel coronada como monarca suprema de Castilla.

El 11 de Diciembre de 1474 Enrique IV muere y la nobleza se agrupó entorno a la joven Isabel nombrándola heredera, a pesar de que Enrique nombrara a su hija Juana como su heredera. Al día siguiente Isabel se proclamó reina de Castilla enviando cartas a las principales ciudades exigiéndoles obediencia. Al no estar de acuerdo, Juana declaró la guerra a Isabel, una guerra que Isabel I ganó y reforzó aún más su imagen coincidiendo con la unión entre los reinos de Castilla y Aragón. La derrotada Juana fue mandada a un convento en Coimbra. Isabel fue dueña absoluta del reino de Castilla y ejerció su mando con determinación, llevando al reino de Castilla a ser uno de los reinos más poderosos e importantes del mundo en ese momento.

Con el matrimonio formado por Isabel de Castilla y Fernando de Aragón comenzó la reconquista de los reinos sometidos por el Islam en España, que finalizó con la caída de Granada (1481-1492), formando una unidad territorial bajo el mando de ambos reyes. De la mano de estos monarcas comenzó en España el estado moderno, se inició la reorganización legal de las cortes de Toledo y  se realizó una sumisión total por parte gobierno a través de la creación de ordenanzas reales, reforzando aún más el poder de los reyes.

Cuadro que representa la unión entre Fernando de Aragón e Isabel de Castilla.

Con el gobierno de los Reyes Católicos se creó la Santa Inquisición en el año 1478, una institución que se encargaría de perseguir a aquellos infieles que atentaban contra la Iglesia Católica. Gracias a la persecución del judaísmo por parte de la Inquisición se logró su expulsión en el año 1492, también lograron la conversión de muchos moriscos que se vieron obligados a aceptar la religión católica bajo el miedo de ser expulsados o torturados. El cardenal Cisneros fue designado por los reyes para dirigir la Inquisición debido a que su predecesor no consiguió el objetivo de convertir a la población musulmana, pero Cisneros sí que consiguió tal objetivo provocando una gran cantidad de conversiones, además de diversas revueltas en las ciudades islámicas del sur de España, destacando la ciudad de Granada como principal foco de levantamientos contra la iglesia y los Reyes Católicos.

Otro de los grandes proyectos que impulsó la reina fue la conquista del Atlántico como ruta alternativa propuesta por Cristóbal Colón para poder alcanzar las indias orientales y poder proveer a España de sus productos y comercio. El proyecto de llegar a las Indias no se consiguió, pues tras muchos meses de viaje Colón y sus hombres alcanzaron un territorio desconocido hasta el momento que pasaría a denominarse América en el año 1492. Con el paso de los años los Reyes Católicos comenzaron en este nuevo continente grandes explotaciones de materias primas y con  la conversión de muchos indígenas al cristianismo. Colón tuvo muchos problemas, pues intento hacerse con más posesiones de las que tenía a costa de los Reyes Católicos, por tal motivo terminó acusado y  más tarde encarcelado.

-Colón presenta su proyecto de explorar una nueva ruta marítima para alcanzar las Indias por el Atlántico.

En cuanto a sus hijos, podemos comenzar hablando de la primera hija llamada Isabel, que muy pronto fue desposada con el Infante Alfonso de Portugal, teniendo éste una muerte muy temprana. Por ese motivo, Isabel se casó con el primo de su esposo en 1495, el  rey de Portugal Manuel I “el afortunado”, siendo ésta reina de Portugal desde 1495 hasta 1498. Es en 1498 cuando Isabel fallece en el parto de su hijo Miguel de la Paz. Su segundo hijo, heredero al trono, fue el príncipe Juan, nacido en 1478, el cual se casó con  Margarita de Austria, hija del emperador germánico Maximiliano I. El príncipe nació enfermo y antes de poder tener descendencia falleció a causa de altas fiebres a una temprana edad. La tercera hija de los reyes se llamará Juana, nacida en 1479 y heredera del reino de Castilla por lo que fue coronada como Juana I de Castilla. Su reinado duró desde 1504 hasta su muerte en 1555. Antes de ser reina contrajo matrimonio con Felipe “el hermoso” de Habsburgo, también hijo del emperador Maximiliano I.

La reina Isabel tuvo más tarde a su hija María en 1482, que contrajo matrimonio con el viudo de su hermana Isabel, Manuel I de Portugal. La última hija de los reyes fue Catalina de Aragón, nacida en el año 1485. Se casó con el príncipe Arturo de Gales en 1502, el cual murió pocos meses después de su enlace. En el año 1509 volvió a contraer matrimonio con el hermano de su difunto marido, que sería el rey Enrique VIII, por lo tanto Catalina sería reina de Inglaterra hasta su divorcio con Enrique, el primer divorcio entre reyes en la historia.

-Lienzo que representa el momento exacto en el que Isabel I dicta sus ultimas voluntades antes de morir.

El 26 de Octubre del año 1504 la Reina Isabel la Católica fallece a causa de un cáncer de útero. Antes de su muerte había dejado escrito su testamento heredando todas sus tierras y posesiones a su hija Juana. La reina falleció al mediodía en su palacio de Medina del Campo. Tras su muerte fue inhumada y después de  varios días de viaje fue enterrada en el monasterio de San Francisco de la Alhambra el 18 de Diciembre de 1504, siendo más tarde trasladada junto a los restos de su esposo a la capilla real de Granada al lado de la catedral. En esta capilla descansan los restos de los Reyes Católicos junto a los de Juana I y su marido Felipe “el hermoso”.

La reina Isabel fallece a los 53 años de edad dejando atrás una estela dorada de gloria y victorias para su país, consiguiendo la unión entre los reinos de Castilla y Aragón, conquistando a los musulmanes los reinos que les quedaban en la península y apoyando el proyecto de Colón que alcanzó las américas, unas tierras que proveerían a España de oro y riqueza. A pesar de ser gloriosa y dichosa en cuanto a cuestiones de estado, Isabel sufrió la muerte de varios de sus hijos y nietos, por ese motivo no pudo marcharse dejando un heredero fuerte en el trono, sino que sería su hija Juana a la que llamaban “la loca”. Tiempo después y tras la muerte de Juana el sueño de Isabel y Fernando se vería hecho, teniendo un heredero de grandeza e importancia como fue su nieto Carlos I de España y V de Alemania, nombrado emperador del Sacro Imperio Romano Germánico y haciendo de España un territorio importante en todo el mundo.

Saludos de MR. Democracia.

 

 

 

 

 

El Fuego Griego, el secreto mejor guardado.

En toda la historia de la humanidad ningún arma fue tan misteriosa y trajo tantas victorias a sus poseedores como la conocida por el famoso nombre de “Fuego Griego”. Gracias a esta poderosa arma, la gran muralla bizantina y sus grandes estrategias defensivas, hicieron posible que el Imperio bizantino (Imperio Romano de Oriente) aguantara cerca de mil años (hasta 1453, caída de Constantinopla por los Turcos), a diferencia del Imperio Romano de Occidente, que fue invadido muy pronto por las hordas bárbaras.

El fuego griego era un arma incendiaria utilizada por el  Imperio bizantino. Fue creada en el  siglo VI, aunque su mayor uso y difusión se daría tras las primeras cruzadas (siglo XIII). Los bizantinos la empleaban con frecuencia en las batallas navales, ya que era sumamente eficaz al continuar ardiendo incluso después de haber caído al agua y era extremadamente difícil de apagar. La misma representaba una ventaja tecnológica, y fue responsable de varias importantes victorias militares bizantinas.

El fuego griego fue una sorpresa táctica decisiva en los dos grandes asedios árabes de Constantinopla de 674-678 y 717-718. Estos dos asedios, donde el fuego griego fue esencial, determinaron la historia universal. De haber triunfado los árabes, la Europa tribal del siglo VII no habría podido resistir y sería el Islam la civilización hegemónica en nuestros días, con lo cual, esta victoria aseguró la continuidad del Imperio, constituyendo así un freno a las intenciones expansionistas del Islam, y evitando la posible conquista de la Europa Occidental desde el Este. La impresión que el fuego griego produjo en los cruzados fue de tal magnitud que el nombre pasó a ser utilizado para todo tipo de arma incendiaria, incluidas las usadas por los árabes, chinos y mongoles. Sin embargo, eran fórmulas distintas de la bizantina, que era un secreto de Estado guardado de forma celosa, cuya composición se ha extraviado. Por lo tanto, sus ingredientes son motivo de gran debate. Se han propuesto algunos de los siguientes ingredientes nafta, cal viva y nitrato.

La invención de esta mezcla se le atribuye a un ingeniero militar cristiano llamado Callínico de Heliópolis en el año 650, que llegó a Constantinopla en los días previos al primer gran asedio árabe. Se cree que Callínico recibió el secreto del fuego griego de los alquimistas de Alejandría, destacando al alquimista Esteban de Alejandría, uno de los mayores alquimistas, ópticos y astrónomos de la antigüedad, que se trasladó en el año 616 a Constantinopla.

Callínico al mostrar a la junta de generales la capacidad de su descubrimiento, éstos decidieron guardarla bajo el mayor de los secretos, asesinando a cualquiera que conociera su composición y limitando la elaboración a un selecto grupo de alquimistas de confianza que trabajaban bajo estricto control del Imperio. El motivo por el que se desconoce su composición es muy simple: la marina bizantina de la Alta Edad Media era la dueña del Mediterráneo Oriental, y en la posesión del fuego griego estaba una de las claves de su superioridad, de manera que esta arma se consideraba secreta.El secreto se mantuvo tan bien que a día de hoy, nadie sabe de qué estaba compuesto.

La composición y fabricación de esta arma se mantenía en tal grado de secreto, que sólo un grupo de personas sabía su formula. Si alguno de los alquimistas que la sabían decidían retirarse o, de algun modo, abandonar el imperio, eran ejecutados para que no pudieran revelar el secreto.

Fuera de la guerra marítima, y pasada la sorpresa inicial, su importancia y efecto fue muy utilizada por los bizantinos, pero fue cayendo poco a poco en decadencia, ya que en la antigüedad, griegos y romanos usaron líquidos inflamables parecidos, pero sin el poder del arma de Callínico. Más tarde árabes y cruzados intentaron copiarlo y solo consiguieron compuestos de peor calidad, y sin los devastadores efectos del fuego griego.

Aprovechando estas cualidades del fuego griego, los barcos de la flota imperial de Constantinopla, llamados dromón, lo incorporaron como un arma de ataque. En realidad estos barcos, eran buques de guerra muy sofisticados, que disponían de tres velas que le daban gran velocidad y podrían llevar hasta 200 hombres a bordo. Como auténticas máquinas de guerra, podían lanzar proyectiles de hierro a gran distancia y mediante un artilugio hidráulico, parecido a una menguera y que es considerado como el primer lanzallamas, podían disparar el fuego griego sobre la proa de los barcos enemigos.

Por otra parte, los marineros disponían de recipientes de cerámica relleno de fuego griego que, a modo de granadas de mano, lanzaban sobre las naves enemigas.

Granadas de arcilla.

Si bien el término “fuego griego” posee un uso general desde las cruzadas, en las fuentes bizantinas originales recibe diversos nombres, tales como “fuego marino”, “fuego romano”, “fuego de guerra” o “fuego líquido”.

El poder del arma venía no sólo del hecho de que ardía en contacto con el agua, sino de que incluso ardía debajo de ella. En las batallas navales era por ello un arma de gran eficacia, causando grandes destrozos materiales y personales, y extendiendo, además, el pánico entre el enemigo: al miedo a morir ardiendo se unía, además, el temor supersticioso que esta arma infundía a muchos soldados, ya que creían que una llama que se volvía aún más intensa en el agua tenía que ser producto de la brujería.

Se ha escrito mucha literatura sobre el fuego griego, entre ellas la obra más destacada es Juego de Tronos, donde aparece llamada como Fuego Valyrio.

Se sabe que la mezcla, que era líquida, incluía nafta, azufre y probablemente amoníaco. Sin embargo, también se han propuesto otras sustancias como la cal viva o el nitrato.

Hoy en día, para apagar un incendio provocado por líquidos inflamables como la nafta, se utilizarían espumas y polvo químico pero, un árabe que quiere la conquista de Constantinopla por segunda vez ¿Qué precauciones debe tomar?

El fuego ardía con más fuerza al intentar apagarlo con agua, solo podía ser apagado con orina, esteras de esparto o con vinagre.

El arma se continuó utilizando hasta 1204, cuando probablemente se perdió para siempre durante los saqueos y destrucción que sufrió Constantinopla durante la cuarta cruzada. El Imperio bizantino siguió usando un arma menos poderosa, posiblemente la imitación árabe de mucha peor calidad.

Ocho siglos después, su fórmula podría conservarse en el interior de varios recipientes de cerámica con fuego griego, que se encontraron en un barco hundido frente a las costas de la Provenza francesa, aunque los resultados de este estudio todavía no han sido publicados.

http://dai.ly/x1ursnu

Saludos, Señor República.

Las Cruzadas Bálticas y Aleksandr Nevski

Las cruzadas fueron una serie de campañas militares sostenidas por motivos religiosos llevadas a cabo por la Europa cristiana, en particular, los francos de Francia y el Sacro Imperio Romano. Las cruzadas, se libraron durante un período de casi 200 años, entre 1095 y 1291, luchando principalmente contra los musulmanes en Tierra Santa, pero también en Europa tuvieron lugar este tipo de campañas: la Cruzada del Sur y la Cruzada del hielo, contra los eslavos paganos, cristianos ortodoxos griegos y rusos, mongoles, cátaros, husitas, valdenses, prusianos y, principalmente, contra los enemigos políticos de los papas.

Las cruzadas bálticas fueron  emprendidas por los reyes católicos de Suecia y Dinamarca y las órdenes Teutónica y Livonia contra los pueblos paganos de la Europa nororiental y la cuenca del mar Báltico.

El punto de partida oficial de las cruzadas bálticas fue la llamada del Papa Celestino III en 1193, pero los reinos ya cristianos de Alemania y Escandinavia habían comenzado a subyugar a sus vecinos paganos.

Las cruzadas bálticas proporcionaron una oportunidad para el crecimiento y la expansión de la Orden Teutónica de caballeros alemanes, inspirada en los Caballeros Templarios que participaron en las cruzadas a Tierra Santa.

Caballeros de la Orden Teutónica, inspirados en los Caballeros Templarios

 

Hubo tres Cruzadas en las llamadas Cruzadas Bálticas, que son las siguientes:

Sigue leyendo