Las mentiras que se construyeron entorno a la figura de José I Bonaparte.

El territorio español estaba sumido en una terrible crisis, una crisis social, política y económica que cada vez desgastaba más a España. Esta crisis venia dada por el mal gobierno del monarca Carlos IV. Su hijo Fernando VII vio oportuno crear varias conspiraciones para hacerse con el gobierno de su padre. La figura de Manuel Godoy, mano derecha de Carlos IV, cada vez se hacía más grande haciendo que Fernando temiera por su futuro trono. Estas innumerables tensiones en la cima del gobierno español se vieron finalizadas por la ocupación del ejército de Napoleón.

Godoy realizó un pacto con el gobierno del emperador francés para que sus tropas pasaran por el territorio español con el objetivo de atacar el país de Portugal, territorio que era aliado de Inglaterra, principal enemigo de Napoleón. El ingenuo primer ministro español se dio cuenta bastante tarde de que las tropas imperiales quedaban en el territorio español sin ninguna intención de llegar a tierras portuguesas, produciéndose así una de las ocupaciones más famosas de nuestra historia.

El 6 de Junio Napoleón publicó el decreto de nombramiento de su hermano mayor como Rey de España, una persona que antes de hacerse con el trono español había ocupado grandes cargos de gobierno como eran los de diputado por Córcega en el Consejo de los Quinientos, Príncipe y Gran Elector del Primer Imperio Francés y rey de Nápoles. Unos credenciales que pueden demostrar con hechos que confeccionan la figura de un gran gobernante, un gran político y un mejo diplomático cosa que contrasta con la opinión pública del momento en España, que transformaron su figura por ser un invasor.

Los distintos medios propagandísticos de la época generaron una crítica continua en torno a la figura de José I Bonaparte, algo que en realidad estaba toralmente equivocado. Muchos historiadores expertos en esta época han ido destruyendo todos los mitos, leyendas y mofas que adornaron la figura del monarca español. La llegada al trono de España de José I se realizó en plena guerra de la independencia española y todos vieron en su figura la manera de luchar contra el invasor francés haciendo que la opinión pública difundiera grandes mentiras entorno a su persona y entorno a su gobierno en España.

El monarca español realizó innumerables actos para cambiar la imagen que se tenía de él, entre ellos salidas al teatro para resaltar su gusto por la cultura, también promovió las fiestas taurinas, pretendiendo mostrar el aprecio a  la cultura española, y, además, inició grandes relaciones con la iglesia española para difundir la imagen de hombre católico y devoto.  Sin embargo, todos estos actos no pudieron frenar las innumerables críticas y mitos entorno a su figura que llegan hasta día de hoy.

Quizás la expresión que ustedes más conozcan es la de “Pepe Botella”, uno de los apodos más conocidos a día de hoy, que pesar de su relación con la bebida y el alcoholismo, los rumores acerca del monarca estaba muy lejos de ser ciertos. Los distintos documentos del momento contrastan todas las mofas que se le adjudicaron a este hombre.

Se le adjudicaron innumerables defectos a José I Bonaparte, entre ellos parte de los ataques de la prensa de la resistencia española. Una de las cualidades que se le atribuyeron a su figura fue la de un maniaco sexual y acosador de mujeres. José I era una persona que como hemos podido ver en los retratos de aparato era atractivo y alto, sin embargo, la prensa española del momento construyó una imagen deforme de él con los atributos de un jorobado, tuerto o incluso un cojo que tenía que ir detrás de las mujeres para que se fijaran de él. En realidad José I tenía una vida sexual bastante satisfactoria y jamás realizó ningún tipo de acoso a ninguna dama debido a su deformidad.

Otro de los mitos que crecieron en torno a su figura fue el que le caracterizaba como un monarca violento y guerrero que siempre tenía sed de sangre, algo que contrasta totalmente con la auténtica realidad. La historia ha demostrado que José I Bonaparte era un monarca pacifico que siempre realizó obras para fomentar la paz con el pueblo español  intentando reconciliarlo con los franceses, algo que jamás se pudo conseguir. Además impulsó innumerables obras de carácter cultural y científico en nuestro país. Una de las ideas más destacadas fue la de la creación de un museo nacional que alberga las obras más destacadas de nuestro país, esta idea fue tomada por Fernando VII para realizar la construcción de la pinacoteca más grande de España, el Museo del Prado. Además, logró grandes mejoras en la educación y en la ciencia de nuestro país. No obstante, a pesar de estos grandes logros, el pueblo español tenían una imagen distinta del monarca, siendo ésta más cercana a la de un borracho glotón que a la de un rey pacifico e ilustrado.

La prensa del momento también le atribuyó otro gran apodo a la figura del rey como fue el de “rey de naipes”, un apelativo despectivo relacionado con la figura de un ludópata empedernido y adicto a los juegos de cartas, algo que no era cierto, puesto que los juegos de cartas era el entretenimiento de aquella época en las grandes reuniones de palacio. Tras estudios realizados sobre los presupuestos y gastos de palacio durante su reinado, no se encontró ningún gasto extraordinario en cartas.

El último de los mitos que vamos a desmitificar es la idea de que este personaje era un borracho y un bebedor impulsivo. Esta leyenda nace en Logroño, concretamente en Calahorra, en la finca de un noble donde se hospedó el monarca. A la mañana siguiente, después de la salida del rey de dicha finca el dueño denunció la desaparición de todos sus vinos acusando a José I de hacerse con ellos y bebérselos para saciar su alcoholismo. Esta denuncia incierta fue tomada por la prensa del momento para atribuirle al rey la cualidad de borracho y bebedor.

Los mitos y leyendas que nacieron en la lucha contra el invasor francés hicieron de la figura de José I un títere donde poder arrojar todo tipo de insultos y defectos. Pero lo más injusto es que hoy en día la población tiene esa idea de él, algo que podemos ver en gran cantidad de libros de textos escolares. No obstante, se sigue trabajando mediante estudios e investigaciones de numerosos historiadores para cambiar esta idea equivocada.

 Saludos de Mr. Democracia.

Anuncios

Un comentario en “Las mentiras que se construyeron entorno a la figura de José I Bonaparte.

  1. No tenia ni idea .Es más cuando estudie en el colegio mi libro de historia ,me enseñó “Pepebotella” muy feo mote haciendo alusión a este insulto despectivo y conocido en la época. Gracias .saludos
    Elena gb

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s