Empédocles, un volcán con mucha historia

Las distintas disputas por colonizar un nuevo territorio por parte de los diferentes países europeos no es nada nuevo, curioso o anecdótico, pero lo curioso en este caso, es que el territorio en cuestión sólo existió durante 5 meses. Estoy hablando de la Isla Graham, Isla Julia o Isla Fernandinea, dependiendo de qué país de los que se disputaron su soberanía la nombre.

Imagen de la Isla Fernandea

Esta isla no es más que Empédocles, un gran volcán submarino situado a 30 km al sur de la isla de Sicilia y cuyo pico se encuentra a pocos metros de la superficie del mar.Actualmente, es un monte submarino cuya cima está solo a unos 8 metros por debajo de la superficie del mar Mediterráneo, las erupciones lo elevaron por encima del nivel del mar varias veces antes que la erosión lo sumergiera de nuevo. Su nombre se debe al famoso filósofo griego Empédocles, uno de los fundadores de la doctrina de los cuatro elementos, que fueron la base de todo lo que existía en el Universo y que cuenta la leyenda que murió arrojandose al volcán Etna.

La zona ha registrado actividad  volcánica varias veces a lo largo de la historia. La primera aparición documentada de una erupción del Empédocles, convirtiéndose en una isla momentáneamente, se remonta a la Primera Guerra Púnica producida durante el siglo III a.C.

Pero el motivo de este artículo se debe a la erupción que se produjo el 2 agosto de 1831, cuando de la noche a la mañana apareció un islote que cuando dejó de escupir lava tenía una longitud de 4 km², una altura máxima de 65 metros sobre el nivel del mar y dos pequeños lagos interiores.

Cuando apenas se había enfriado la isla surgida del mar, el profesor en geología de la Universidad de Berlín Karl Hoffman quien se encontraba de visita en Sicilia, fue el primer ser humano en desembarcar en la recién aparecida ínsula. Sin embargo, Gran Bretaña que en aquel momento controlaba la isla de Malta fue la primera nación que reivindicó su fuerza colonizadora sobre la isla, fue a través del capitán ingles Humphrey Fleming Senhouse y quien plantó la bandera británica y la bautizó como Graham Island (Isla Graham).

Poco después, el 17 de agosto, un barco del rey Fernando II de las Dos Sicilias (reino compuesto por la unión de Nápoles y Sicilia, y bajo soberanía de la Casa de Borbón española) llegaba a la isla, quitaba la bandera británica que allí se encontraba y plantaba la suya, cambiándole el nombre por Isla Ferdinandea. El 29 de septiembre, una misión científica francesa plantaba su bandera y la bautizaba con el nombre de Île Julia (Isla Julia).

Ferdinandea en un grabado inglés de 1831

Aquella situación de desacuerdo entre estas potencias europeas estuvo a punto de crear un conflicto internacional por la soberanía del pequeño islote, que se solucionó sin ningún enfrentamiento político o armado, pues la lava que escupió el volcán estaba compuesta por material fácilmente erosionable, esto junto a la acción erosiva de las olas hicieron que la isla desapareciese el 17 de diciembre de 1831 apenas cinco meses después de su aparición.

Mientras existió recibió la visita de numerosos científicos de diferentes países. También recibió la visita de Walter Scott, que inspiró a varios escritores, entre ellos a James Fenimore Cooper “El Cráter”, Alejandro Dumos “Le Spéronare” o Julio Verne “Las grandiosas aventuras del maestro Antifer”, “El Canciller” y “Los Hijos del Capitán Grant”.

Después de su última erupción, no se habló del volcán durante más de un siglo. En 1925, su cima descendió hasta los 25 m bajo el nivel del mar, pero esta isla todavía daría para otro curiosa situación. En abril de 1986, en la llamada “Operación El Dorado Cañon”, la Fuerza Aérea de Estados Unidos bombardeaba Libia como represalia por la bomba que estalló en una discoteca de Berlín frecuentada por los soldados estadounideneses. Los bombarderos estadounidenses detectaron una sombra bajo el mar, que no era otra cosa que la isla, y creyendo que era un submarino libio la bombardearon.

En 2002, un aumento de la actividad sísmica en la zona de Ferdinandea condujo a los vulcanólogos a especular sobre una eventual erupción y una reaparición de la isla. De hecho, la cima del volcán en 1999 estaba a 8 metros bajo el nivel del mar, y en 2002 a 5 metros. Varios artículos de la prensa británica e italiana vuelven a poner de actualidad las diferencias diplomáticas y los buceadores italianos colocaron una bandera y una placa de piedra con el texto “L´isola Ferdinandea era e resta dei Siciliani” (La isla Ferdinandea era y queda de los sicilianos) sobre la cima del Volcán a fin de engalanar la eventual emersión de esta isla, pero tal bandera y placa fueron encontradas más tarde rotas. Actualmente no se registra nunguna actividad volcánica y la cima sigue a 5 metros bajo el nivel del mar constituyendo un banco submarino que es llamado en la cartografía internacional “Banco Graham”.

Saludos, Señor República.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s