Espartaco, el esclavo más temido por el Imperio Romano

Espartaco fue un esclavo tracio que lideró la rebelión más importante contra la República romana en suelo itálico conocida como III Guerra Servil, Guerra de los Esclavos o Guerra de los Gladiadores, hecho ocurrido entre los años 73 a.C. y 71 a. C.

Espartaco nació alrededor del año 113 a. C. en Tracia (actual Bulgaria) era un territorio inestable en los bordes del Imperio Romano, poblado por tribus guerreras.

Espartaco en realidad nació libre y desde muy joven sirvió como soldado romano para ganar dinero y cuando le pidieron luchar contra su pueblo deserto y lo tomaron preso como esclavo en Tracia a él y a su esposa según relata el biógrafo Plutarco, pero de su esposa ya no se vuelve a saber nada.

Espartaco fue vendido como esclavo (los esclavos cabe recordar que no eran tratados como personas, sino como objetos) a un entrenador de gladiadores de Capua llamado Léntulo, donde tenia que luchar por su vida.

Espartaco en el campo de entrenamiento en la serie Spartacus: Blood and Sand.

Espartaco en los campos de entrenamiento congenia con  los galos Crixo y Enomao un motín en la escuela de gladiadores del lanista Léntulo Batiato. De los 200 gladiadores allí entrenados, cerca de 70 hombres consiguieron escapar de aquel ludus, todos ellos eligieron a Espartaco su líder para idear un plan de huida de Roma. Espartaco y sus soldados llegan huyendo al monte Vesubio y preparan una defensa a la respuesta de Roma. Una milicia de 3.000 reclutas inexpertos romanos se dirige para la captura de Espartaco en el Vesubio. Espartaco hace una masacre con todos los soldados pues les sorprende a todos por la noche en su campamento. En este momento es cuando Espartaco empieza a rebelarse contra el Imperio Romano. Muchos esclavos se enteran de esta noticia y ven aquí una oportunidad de libertad uniéndose a él. Muchos de ellos no eran gladiadores, la gran mayoría trabajaba en los campos, de este modo nos encontramos ante una gran multitud de gente con distintos idiomas: hay galos, germanos y tracios.

Espartaco sabe que en una guerra abierta entre ellos y el Imperio Romano, ellos serian aniquilados. El gladiador al ser un antiguo soldado romano entiende las tácticas de guerra romanas y sabe todas sus debilidades, con lo cual saca un gran provecho de su pasado. El gladiador se va fortaleciendo con cada romano que mata y cada esclavo que recluta, de modo que durante todo un año gana a todas las milicias que se le enfrentan pues muchas de ellas no le tomaban en serio, además los grandes generales no veían ningún merito ganar a un esclavo, el merito estaba en vencer a un gran ejercito extranjero, el tracio aprovecha esta oportunidad para organizarse y formar un ejercito mucho más grande, pues miles de personas están ya con él, niños, mujeres y hasta hombres libres le acompañan, saqueando y liberando a los esclavos por donde pasan. Tanto es así que en apenas un año una panda de apenas 70 personas pasa a convertirse en una masa de 100.000 esclavos liderados por Espartaco.

Estatua de Espartaco en el Museo del Louvre.

Espartaco era un gran líder que repartía el botín equitativamente entre todos sus hombres, lo cual le hace muy similar al personaje mítico de Robin Hood. Pero 100.000 bocas que alimentar es muy difícil pues equivalen a una gran ciudad moderna. Espartaco sabe que en algún momento se tendría que enfrentar a las grandes legiones veteranas que en aquel momento se encontraban en Hispania, Grecia o Turquía, entonces ese juego seria totalmente diferente y debe igualar las fuerzas contra la legión o todos ellos morirán.

Espartaco no era un revolucionario, él no tenia un plan maestro para derrotar al ejercito romano, solo quería huir hacia los Alpes y que todos sus seguidores sean hombres y mujeres libres fuera de las fronteras del Imperio Romano. Espartaco quería cruzar toda Italia para dirigirse a los Alpes y para ello entrenará y equipará a todos sus hombres, de modo que mandó a los 70 gladiadores que escaparon, entrenar a un grupo y luego este grupo entrenar a otro grupo, de este modo todos se estarían listos para combatir en unas pocas semanas.

Muchos de ellos ya no sienten que deben escapar y se sienten capacitados de vencer al Imperio romano, con lo que un grupo se divide, este grupo será liderado por Crixo, el cual en vez de querer huir a la libertad desea luchar frente a frente contra el temible Imperio Romano. Crixo abandona a Espartaco con un ejercito de 30.00 esclavos, en ese momento Roma manda a un gran ejercito de profesionales a destruir a los esclavos, este ejercito se aprovecha de esta división de los esclavos, mandando dos pelotones, el primero destinado a bloquear el avance de Espartaco y el segundo se dirige hacia el ejercito de Crixo al este de Italia. Crixo era un gran guerrero pero no un gran general, su fuerza no iguala a estas tropas nuevas y fácilmente son derrotados por los romanos, cayendo entre ellos el propio Crixo.

Tras la victoria romana, ambas fuezas se dirigirán hacia Espartaco. Espartaco estaba muy furioso por la noticia de la muerte de su compañero Crixo, por lo que en vez de huir decide pelear. Espartaco logra vencer al primer ejercito, haciéndolos huir y posteriormente ataca al segundo ejercito, también destruyéndolo. Ahora solo tratará de huir de Roma matando a todo soldado que se le cruce por el camino.

Espartaco logra llevar a su ejercito de 70.000 hombres a los Alpes, pero muchos de sus hombres prefieren quedarse para combatir por la desigualdad contra el Imperio Romano y piden a Espartaco que se quede con ellos, Espartaco como gran líder, se preocupa por su gente y se ve obligado a quedarse con ellos, Espartaco desperdició su oportunidad de escapar y armó una gran coalición que se dirigirá contra Roma, su ejercito es reducido, pero muy experimentado en la batalla.

Estatua de Marco Licinio Craso

En el años 71 a.C. Marco Licinio Craso, ciudadano más rico de Roma. Se aprovecha del temor de los romanos hacia Espartaco para prometer honor, poder y status al salvador de Roma. El senado republicano da a Craso la comandancia, pese a que no es un gran líder militar, posee mucho oro, de  modo que el senado le da cuatro legiones para combatir a Espartaco y él mismo se compra otras seis legiones más con su propio dinero.

Una fuerza de 60.000 tropas veteranas y muy bien entrenadas se dirigen hacia Espartaco, pero el tracio las evita pues quiere llegar a la isla de Sicilia, donde las leyes romanas allí son débiles y de este modo poder agrupar y formar un mayor ejercito, para ello compra unos barcos a piratas para cruzar el estrecho, pero los piratas le engañan y nunca llegarán a Sicilia. Craso avanza y hace que sus hombre construyan un fuerte de 3 metros de alto y 55 Km a lo largo de todo el ismo de la región de Calabria, bloqueando cualquier ruta de escape, además de todo eso el general Pompeyo se dirigía también al fuerte tras su victoria contra Quinto Sertorio en Hispania . Espartaco no se asusta de la situación y toma un prisionero romano y lo crucifica para demostrar a todos sus hombres lo que les espera si perdían. La crucifixión es un castigo que se aplica a los esclavos, los ciudadanos romanos no son crucificados y de este modo humilla a Roma. Espartaco sabe que esta atrapado , debe matar a Craso o morir en el intento, por ello una vez preparados para la batalla cuando traen a su caballo, Espartaco lo mata, pues si gana la batalla tendría miles de caballos y si muere no lo necesitaría, así se dispuso a enfrentarse a los romanos a pie. Espartaco finalmente se enfrento en una sangrienta batalla contra los romanos en Brundissium, 60.000 esclavos contra 10 legiones romanas. Cuando la batalla termina con una sangrienta victoria romana, algunos dicen que asesinaron a más de 40.000 esclavos, incluido el propio Espartaco, aunque el cuerpo del gladiador no fue encontrado.

Pintura de la Vía Apia con los crucificados

Craso no lo ve suficiente, pues quiere demostrar el poder de Roma y lo despiadada que puede ser contra todo aquel que la desafie, por ello crucifica a más de 6.000 esclavos y los muestra a lo largo de la via más importante de Roma, la via Apia, dejando una separación entre ellos de 10 a 12 metros a lo largo de 200 Km. Con ello Craso busca ganarse la fama, pero en eso ha fallado, pues el que verdaderamente ha pasado a la historia a sido Espartaco.

El legado de Espartaco es que a las personas no deben aceptar con que nacen y lo que se les impone, nadie puede estar por encima de uno mismo, deben pelear, demandar sus derechos, demandar su libertad. Es decir, una fuente de inspiración para quienes luchan contra la opresión.

Documental de la vida de Espartaco:

Un saludo, Señor República.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s