Los Red Tails, los primeros pilotos de color

Las guerras traen episodios tristes y desagradables de matanzas y masacres, pero en esta ocasión, la segunda guerra mundial tuvo un episodio de esperanza en la batalla social por los derechos de las personas de color en las filas norteamericanas. Un grupo de soldados afroamericanos por los que nadie apostaba y que se convirtieron en héroes. El escuadrón Tuskegee, también denominados “Red Tails”.

En medio del episodio tan sangriento de la Segunda Guerra Mundial, las diferencias raciales en Estados Unidos seguían siendo fuente de odio, incluso entre los propios soldados. La historia militar norteamericana se ha enriquecido con las contribuciones de guerreros de raza negra, muy a menudo bajo unas condiciones deprimentes.  Los soldados afroamericanos comenzaron  luchando en la guerra de la Independencia de Estados Unidos a cambio de su libertad, un acuerdo que no siempre se cumplía, y a pesar del transcurso de la historia, las diferencias seguían siendo considerables. Por eso, las Fuerzas aéreas de los EEUU, iniciaron un experimento que no saldría como los altos mandos blancos pensaban.

El Cuerpo Aéreo del Ejército de EE.UU. sistemáticamente había rechazado la idea de pilotos de raza negra, con base en un informe hecho en 1925 por la Escuela de Guerra del Ejército en el que esencialmente se sostenía que ellos no eran aptos para llevar a cabo las demandas de la guerra tecnológica.

En el año 1940, empezó el conocido experimento de Tuskegee, debido a presiones ejercidas por Roosvelt y por distintas asociaciones defensoras de los derechos de las personas de color, que luchaban por la integración incluso en las fuerzas armadas, el general Arnold permitió aceptar negros para el entrenamiento como pilotos, pero sobre una base de segregación, pues se creó con doble propósito, introducir soldados de color para acallar a estas asociaciones y para demostrar la supremacía blanca. Se estableció un centro donde se comenzó a dar instrucción de combate como pilotos de caza a soldados negros bajo el mando del coronel Benjamin Davis Jr. en el Instituto Tunskegee localizado en Alabama. Eran el escuadrón 322.

La Primera Dama Eleanor Roosevelt tomó un interés especial en el programa de vuelo de Tuskegee y visitó la escuela en 1941. Durante su visita le preguntó al Chief Anderson si los negros realmente podían volar aviones. Él la invitó a volar alrededor del campo aéreo para que se percatara por sí sola. Su vuelo de 40 minutos hizo mucho más que promover la causa de la aviación de la raza negra, llevando a la creación subsiguiente del “Experimento Tuskegee”.

La Primera Dama Eleanor Roosevelt junto a  Chief Anderson

Sus aviones de combate fueron los Curtiss P-40 Warhawk inicialmente y los P-51 Mustang. Los estudiantes comenzaron a pintar de rojo las colas de sus aviones, por lo que también fueron conocidos como “Red Tails” (Colas Rojas).

El 13 de octubre de 1942, el 332avo Grupo de Combate, cuyos integrantes eran todos de la raza negra, fue activado en Tuskegee con las Escuadrillas 100, 301avª y 302avª para recibir adiestramiento en los aviones P-39 y P-40. En conjunto, entre 1940 y 1946, un total de 992 pilotos recibieron adiestramiento, pero no pudieron pilotar hasta que multitud de aviones fueron derribados y no quedó más remedio que darles una oportunidad, y marcharon a Italia, donde tras destruir trenes, cientos de vehículos nazis, e incluso un destructor solamente con fuego de ametralladora, pasaron a escoltar bombarderos y verse las caras con la aviación alemana. El capitán Charles B. Hall tuvo el honor de ser  el primer soldado de color en derribar un avión enemigo.

Su siguiente misión en África se saldó con el mismo éxito, y demostraron tal valor que ningún bombardero escoltado fue derribado.

Su reputación fue una de determinación persistente, y los alemanes los conocían como los “Schwarze Vogelmenschen” o los “Pájaros Negros”. Cuando no estaban ocupados regresando tropas a casa, los Pilotos de Tuskeege bombardeaban blancos de oportunidad en tierra, pero su misión principal siempre era escoltar a los bombarderos. Aparte de numerosos premios por valentía personal, la 332avª recibió una mención honorífica como Unidad Distinguida por escoltar B-17s en un viaje de ida y vuelta de 1.600 millas hasta Berlín el 24 de marzo de 1945. La misión destruyó la importante fábrica de tanques Daimler-Benz.

Para finales de la guerra, el 332avo Grupo de Combate había disipado la noción que los hombres de raza negra no eran tan aptos como sus contrapartes blancos. Al final de la guerra los Pilotos de Tuskegee habían participado en 1.578 misiones y habían volado 15.553 incursiones, además de perder en acción 66 pilotos y 32 capturados después de haber sido derribados de un total de los 926 graduados hasta 1946. En represalia, el 332avo derribó unos 113 aviones alemanes y destruyó otros 275 en tierra, además de 950 vehículos de motor terrestre. Cifras sin precedentes que obligaron al departamento de Guerra de los Estados Unidos a eliminar la segregación racial en el ejercito.

Estos hechos fueron llevados a tv por la HBO en 1995, y el propio George Lucas en Red Tails en 2012.

Los Pilotos de Tuskegee veteranos sirvieron como ejemplos brillantes para Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial. Algunos permanecieron en el servicio, obteniendo rango y reconocimiento, como el General Davis y el General Daniel “Chappie” James que llego a ser general  y Comandante en Jefe de la zona norte y jefe del Comando de Defensa Aeroespacial, volando después en misiones en la guerra de Corea y en la de  Vietnam.

General Daniel “Chappie” James

El racismo dentro de la institución no terminó con la guerra. Los pilotos de raza negra aún tenían que operar en unidades segregadas, continuamente comprobando su valor, hasta que la supresión de la segregación de las fuerzas armadas fue ordenada el 26 de julio de 1948 por la Orden Ejecutiva 9981 del Presidente Harry Truman. Los Pilotos de Tuskegee enseñaron que un hombre no puede ser juzgado por el color de su piel, demostrando la igualdad del hombre de raza negra en el campo de batalla.

En marzo de 2007, en honor a su valentía durante la guerra y el ejemplo que dan al superar obstáculos grandes y pequeños con el fin de alcanzar sus objetivos, los aviadores de Tuskegee recibieron el honor civil más alto que EE.UU. puede otorgar:  La Medalla de Oro del Congreso.

 

 

Saludos, Señor República.

Anuncios

Un comentario en “Los Red Tails, los primeros pilotos de color

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s