Imperios sobre las aguas.

Si hay un episodio importante en la historia humana, se podría decir que es la aparición de la agricultura como fuente de alimento, y también como causa propiciadora de la revolución urbana en el origen de los tiempos. Siendo esta imprescindible para el desarrollo de la vida, así como para la evolución demográfica de un territorio o región, y aunque pasa siempre desapercibida dentro del estudio histórico, es el germen de todos los imperios, habidos y por haber, pues como decía Sun Tzu, en el arte de la guerra: “proporciona víveres a tus hombres y ellos te proporcionaran un imperio”, pero para que esto se lleve a cabo, hay un elemento común y fundamental, el control y el dominio del agua.

A lo largo de la historia, tenemos muchos ejemplos; hechos extraordinarios, que propician el desarrollo de la civilización que los lleva a cabo, siendo de los más extraordinarios grandes y majestuosos imperios como son; el imperio persa, la china de los Qin, y el imperio azteca.

La primera proeza  se dio,  sobre el origen un imperio nacido en medio del desierto, que muchos años antes que los romanos ya dispuso de la construcción de extraordinarios acueductos y canales de varios kilómetros, para abastecerse de agua de manantiales y acuíferos del interior de la tierra, el majestuoso imperio Persa.
persepolis01

 

El hombre que les dispuso de esta tecnología fue su líder, Ciro el Grande, el primero de la dinastía Aqueménida, unos 600 años a.C , quien dirigió durante años el imperio más grande del mundo antiguo, y sobreviviendo a él su modelo de suministro de aguas, que convirtió, tanto su primera capital, Pasargadas, como la segunda, Persépolis, en centros de riqueza y poder del mundo antiguo, hasta el fin del imperio a manos del conquistador macedonio Alejandro Magno, admirador de los grandes emperadores persas como Ciro, según cuentan algunas fuentes griegas de su época.

La segunda de estas hazañas por el control del agua, y por tanto de todo el sistema de alimentario se da a unos miles de kilómetros de allí, y unos pocos siglos después, la china de los Qin.

Datándose en el 221 a.C como la primera unificación china, bajo la dinastía Qin, esta le debe al control del agua su dominio de china, y la unificación de esta bajo un mismo imperio por primera vez.

En la conocida como época de los estados guerreros, la dinastía Qin controlaba un vasto territorio bañado por el rio Min, pero era incapaz de controlar el propio rio, el cual provocaba fuertes crecidas y estiajes, que arrasa con aldeas y cosechas todos los años.

Los Qin, gobernados en aquel entonces por Li Bing, llevaron a cabo una solución de dimensiones faraónicas, construyeron un canal de irrigación a raíz de un dique, el cual les permitió no solo controlar el flujo de aguas del rio, sino que además llevo agua del rio a nuevas tierras donde la producción de cultivos creció, y con ella el desarrollo demográfico que llevo a los Qin al dominio de toda China, pero lo más increíble de la a hazaña se dio con el monte Chi Ham, el cual se encontraba en medio del lugar por el cual tenía que disponerse el canal.

Esto les suponía tener que crear un conducto a través del mismo para llevar a cabo el canal, el cual sin la existencia de la pólvora les habría llevado décadas, debido a que tendrían que retirar la montaña con martillo y cincel, pero Li Bing fue más allá, quemo el monte y después lo apago con agua fría consiguiendo así un contraste de temperatura que le permitía deshacer la montaña a trozos y retirarlos sin problemas, consiguiendo completar el ansiado canal en solamente 8 años.

proyecto-de-irrigacion-dujiangyan

Cierto es, que en el caso persa, el control y el dominio del agua fue más fundamental para ellos que el de la dinastía Qin en su dominio de China, pues sin ella simplemente habrían sido un pueblo antiguo desaparecido en las arenas del desierto. Pues para los Qin había otro factor que también les llevo a ocupar un lugar en la historia, el hierro.

En aquella época, en esa agrupación cultural, que no política, de lo que sería China actualmente, la metalurgia no se había desarrollado como en las culturas del lejano continente europeo, pero la privilegiada posición de los territorios de los Qin, al oeste de esta cultura dispuesta a la creación de un único poder, les hizo ser los primeros en cambiar el sistema de lucha, crear una infantería numerosa, propiciada por su demografía, y someter a todo enemigo cercano, culminándose la creación del primer imperio chino, unos dos siglos y medio después de la construcción del canal, posteriormente a este dominio, los emperadores siguientes se verían ocupados en la creación de la gran muralla.

Llegados al siglo catorce d.C, seria en el continente americano donde otro pueblo, al igual que en su momento los Persas, se enfrentaron a otros por su supervivencia, y del mismo modo encontraron el agua como un potente aliado, los Aztecas.

Posiblemente, la arquitectura azteca no destaque en la canalización del agua como las civilizaciones anteriores, puesto que su capital estaba situada en medio de un lago, por lo que más que controlarla, vivían con el agua.

Los primeros exploradores españoles la llamaban la Venecia del nuevo mundo, ya que esta, la imponente Tenochtitlan, se alzaba en medio de una de las lagunas del valle de México, y aunque sus orígenes son poco conocidos, o demasiado legendarios para considerarlos reales, la civilización azteca se expandió desde este mismo lugar hacia todos los rincones donde hallaron enemigos a los que someter y sacrificar ante sus dioses en sus imponentes templos, pero los aztecas también deben su imperio a la genialidad de algunos dirigentes, que les llevaron a la creación de la chinampa.

La chinampa, es un campo de cultivo acuático, que puede flotar sobre el agua, y está hecho de cañas y lodo, lo que le permite tener dos cualidades fundamentales, la primera es solucionar la falta de espacio en la capital azteca, ya que pueden construirse directamente sobre el lago, y la segunda es que su fertilidad le permite hasta siete cosechas al año, al contrario que otros campos de cultivo, que solo permiten unas dos o tres al año, propiciando una agricultura óptima para una población que no dejaba de crecer y un próspero comercio de las propias cosechas.

 

chinampa

En la chinampa, además del cultivo de alimentos, los aztecas, también cultivaron flores de todos los lugares de su imperio para decorar los suntuosos y enormes palacios de la capital.

Hubieron otros imperios surgidos de las aguas, como aquellos que considerados como primeras civilizaciones, en Egipto y Mesopotamia, sus habitantes no llevaron a cabo técnicas e innovaciones tan avanzadas como las de los grandes imperios de Persia, China y los Aztecas, pues en ellos el control del agua se dio con a través una fuerte jerarquización social y unos conocimientos de las crecidas de las aguas, y sistemas de cosechas adaptados para las mismas desarrollándose en la otros aspectos, los cuales si influyeron en su desarrollo como civilizaciones prosperas, además de ellos  hubieron otros que al igual que los tres protagonistas de esta entrada, llevaron a cabo genialidades técnicas para desarrollarse y prosperar, pero sin lugar a dudas estos tres hacen que la historia sea algo más curiosa.

Hecho por Don Tiranía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s