Carlos Hathcock.

 

Si buscamos en el Diccionario la palabra Francotirador, nos dirá que “es una persona que estando aislada ataca con armas de fuego.” Sería una gran definición para el personaje que os voy hablar a continuación que lleva hasta el final la máxima de los francotiradores que es “Un disparo, una Muerte.”

El Sargento de Marines Carlos Hathcock supo elevar su nombre a la categoría de leyenda en las selvas de Vietnam. Donde ayudado con su rifle consiguió elevar la disciplina del tiro de precisión a la categoría de arte.

Imagen

Pero comenzaremos hablando de la vida del Sargento Hathcock antes de partir para Vietnam, nació en  Little Rock, Arkansas el 2 Mayo de 1942, desde bien joven aprendió a cazar con un viejo Mauser 98 que su padre había traído de recuerdo de los combates en Europa de la I Guerra Mundial. El joven Carlos mostraba un talento sobre natural para el tiro que llamaba la atención a toda la familia y allegados.  Ese talento natural del muchacho no se iba a desaprovechar y en 1959 a la edad de 17 años se alisto en el Cuerpo de Marines, realizando el sueño de la infancia del muchacho. Carlos Hathcock ya como Sargento de Marines destaco en los años 60 como un tirador excepcional ganando en varias ocasiones competiciones de tiro dentro del Cuerpo de Marines y a nivel nacional adquiriendo  una fama más que merecida.

Imagen

En 1966 el Sargento Hathcock fue enviado a Vietnam donde su fama como tirador se hizo patente, pero sobre todo en el enemigo, Carlos cuenta con 93 muertes confirmadas, preguntado por esto años más tarde dijo que “…en realidad estimo que fueron más de 300 bajas, pero los disparos a larga distancia se hacen sobre sitios que a uno no le apetecen ir a confirmar la baja.”  Los soldados del Vietcong tenían pánico a Hathcock le conocían como “Chica Blanca” por una pluma que Carlos llevaba en su Chambergo, muchos soldados Nortvietnamitas fue esa pluma lo último que vieron en este mundo.

Imagen

Pero la misión que  haría la leyenda de Carlos Hathcock inmortal fue la misión llevada a cabo para eliminar a un General del Vietcong en su cuartel General, esta misión fue llevada al cine en la película Spay Game  donde se muestra el desarrollo de la misión. A pocos meses de ser enviado a casa por el fin de su periodo de servicio en Vietnam y su unidad recibió la misión de neutralizar a un Generar enemigo en su Cuartel General, esta misión fue considerada como suicida por la unidad de Marines, con más agravio  porque en breve tiempo volverían a casa y Carlos se ofreció voluntario para llevar la misión en solitario, en una entrevista años más tarde Carlos diría “… no sé porque lo hice, quizás fue la arrogancia de considerarme mejor que el resto.”   Carlos fue infiltrado detrás de las líneas enemigas con un helicóptero UH-1H Huey  y dejado a varios kilómetros del objetivo y durante tres días y tres noches se arrastró por una colina próxima al Cuartel enemigo, pradera por la que trascurrían múltiples patrullas enemigas y al amanecer del tercer día de acecho consiguió tener buena línea de visión hacia el objetivo. Pero en el Cuartel enemigo ya habían sufrido ataques antes y los oficiales se habían despojado de los uniformes que los distinguían de los soldados rasos, “… no saber a quién tienes que disparar siempre es un problema, pero los jefes aunque no lleven uniforme siempre señalan, ante la duda disparo al que señale.”  También hay que destacar que para esta misión el Sargento Hathcock iba armado con un fusil Winchester Modelo 70 que no tiene la precisión de los modelos actuales de fusiles de precisión. Carlos tomo medidas, revisó el viento y tras identificar el blanco disparó, alcanzando al General enemigo en el corazón a una distancia de más de 600 metros, el General del Vietcong murió en el acto y el desconcierto se apoderó de la zona aprovechando el francotirador para escapar de la zona comunicándose con el cuartel de los Marines para proceder a su evacuación “… yo fui allí preparado para morir, pero al ver el desconcierto en la zona y que escapaba sin problemas me dije a mi mismo, chico  puede que tengas una oportunidad de escapar.”  Contaría años más tarde Carlos.

Imagen

Pero  la carrera militar de Carlos se truncó de manera trágica cuando el vehículo anfibio en el que viajaba  pisó una mina anti-carro y explosionó. Carlos logró escapar del vehículo en llamas  pero dentro quedaban 6 de sus hombres, el Sargento Hathcock volvió y saco uno tras otro a sus hombres causando en su propio cuerpo heridas de tremenda gravedad que le obligarían a abandonar el servicio activo en unidades de combate. Por esta  acción destacada recibió la Estrella de Plata y el Corazón Purpura ambas condecoraciones entregadas por el valor y las heridas sufridas en dicha acción.

Imagen

Pero la vida de Carlos Hathcock no podía desvincularse del tiro, trabajó en nuevos protocolos de empleo de fusiles de francotirador, ensayó con nuevos calibres como el 12,7mm.

Este guerrero al que nadie pudo derrotar, falleció en Virginia Beach en Febrero de 1999 tras padecer una larga enfermedad. Pero dejó un extenso legado en forma de más de una decena de libros de empleo táctico del francotirador.

Imagen

5. Modificación realizada por el Sargento Hathcock y su observador en una ametralladora. 

Saludos de El Gran Capitán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s