Los Héroes del Alcántara.

En una  soleada mañana del día 1 de Octubre de 2012 en el Patio de la Armería Real del Palacio de Oriente de Madrid, Su Majestad el Rey D. Juan Carlos I,le imponía la más alta distinción que se le puede conceder a una unidad militar en tiempo de guerra, la Gran Cruz Laureada de San Fernando a titulo colectivo al Regimiento de Caballería

Imagen

1. “A silla pelada ” Cuadro que representa al Regimiento Alcántara acudiendo en socorro de los heridos.

 Alcántara Nº10. Por unos acontecimientos transcurridos, hace ya más de 90 años, en la dramática retirada del Ejército expedicionario español derrotado en Annual  en 1921 lo que pasaría a la historia como el “Desastre de Annual”. Por estos hechos ya se concedió la Gran Cruz Laureada de San Fernando al Jefe del Regimiento el Teniente Coronel Primo de Rivera en 1923 a …“tal derroche de valor y sacrificio hechos en defensa de la patria” como citaron en su momento muchos periódicos. Nadie entendió en su momento porqué no se daba la condecoración más que nada porque se llegó a realizar la investigación necesaria para dicha condecoración en 1929 pero el sumario de esa investigación marchó a dormir el sueño de los justos en los archivos del Juzgado Militar de Melilla. Y no fue hasta el año 2011 donde a instancias del Coronel Jefe del Regimiento Alcántara Nº10 D. Manuel Lobón que tras rescatar del archivo el sumario descubrió que el proceso seguía abierto y decidió elevar al consejo de la Real Orden de San Fernando la solicitud de que se cerrara ese proceso concediendo la Cruz colectiva a la unidad y honrando a los caídos ese día  y reconociendo los actos heroicos llevados a cabo. En 2011 el Consejo de Ministros autorizó la Condecoración   y Su Majestad el Rey Juan Carlos Capitán General de los tres Ejércitos tuvo a bien imponer la Condecoración dando el merecido reconocimiento de la patria a los héroes caídos esos días.

Sería difícil enumerar el número de errores y desgracias ocurridos el 22 de Julio  de 1921 cerca de la cabila de Annual, pero empezaremos contando que un año antes el  12 de febrero de 1920 el General Manuel Fernández Silvestre tomó posesión del cargo

Imagen

2. “Carga del Rio Igan” Con el Tcol. Primo de Rivera en cabeza.

de Comandante General de Melilla. Con el fin de pacificar la zona entre Enero y Julio el General Silvestre realizó un avance desde Melilla hasta Annual estirando en demasía la línea de suministros y enrocando al ejército en una sucesión de fortines con posiciones enormemente estratégica  pero que carecían de agua por encontrarse lejos de las líneas de suministro españolas y lejos de los acuíferos naturales de la zona esto demostró ser vital en los acontecimientos que me dispongo a narrar.

En torno al 20 de julio, ante la perplejidad del mando, comenzaba un desplome generalizado de la larga línea de avance y suministro española, convertida en toda su extensión en frente donde atacan masivamente las tropas de Abd el-Krim. Las guarniciones españolas son masacradas, algunas en la defensa a ultranza de sus posiciones, pero otras muchas durante un repliegue “con prisas, sin conocer plan ni dirección, revueltas las fuerzas, confundidas, sin jefes”, dicen los informes oficiales. Dada la gravedad de la situación, el Regimiento de Caballería  Alcántara  sale de Melilla donde permanencia acuartelado, al mando del Teniente Coronel Fernando Primo de Rivera porque su Coronel, Francisco Manella se encontraba en Annual, donde moriría, para proteger y ordenar la retirada de las posiciones. El Coronel Manella recibe la orden de contener y proteger la retirada del grueso de las tropas hasta Melilla a posiciones seguras en la costa,  ante la primera avalancha que encuentran, intentan contenerla; incluso tienden una alambrada y posicionan las ametralladoras que disponía el regimiento, pero siendo todo esto inefectivo comienzan a realizar “cargas de Caballería con sable en mano y a galope” como citan fuentes de la época. Todo resulta inútil.

Imagen

3.Acto de concesión de la Medalla.

Sin perder su disciplinado orden en medio del caos, diversas subunidades del Regimiento, mayoritariamente formado por “quintos” (Civiles haciendo su periodo de servicio militar.), intentan incesantemente durante los días 21, 22 y 23 socorrer diferentes posiciones y proteger con sus fuegos y continuas cargar al sable a las tropas que escapan. Evacuan incluso sobre sus monturas a heridos abandonados. En la mañana del día 23 de julio, en medio de la retirada general ordenada, buena parte del Regimiento corre en socorro de un convoy de ambulancias atacado, donde encuentran a los heridos, cabe destacar que los camiones de la época no tenían la velocidad que tienen los de ahora y eran fácilmente alcanzables por las monturas  ligeras de las tropas de Abd el Krim y el enemigo rifeño  no hacia distingos entre civiles ni militares, ni heridos, ni sanos.

Imagen

4. Tcol. Fernando Primo de Rivera.

Pero los actos heroicos no terminarían el día 23 de julio hubieron unidades aisladas del Alcántara que defendían las posiciones del Monte Arruit y el zoco de T´Zelata que no entregaron sus posiciones al enemigo hasta el 9 de Agosto donde fallecieron casi en su totalidad los defensores de dichas posiciones, agotados, sin agua, sin municiones muchos de ellos atrincherados detrás de los cadáveres de sus caballos.

El Teniente Coronel Primo de Rivera que había llegado de Melilla con el grueso del Regimiento recibió órdenes del General Navarro de que tenía que cubrir a los flancos y la retaguardia de la retirada y reorganizando lo poco que le quedaba ya preparo una última carga del regimiento, carga integrada ya por los pocos soldados que quedaban en pie, médicos, herreros, subalternos, etc.., todos acudieron firmes y raudos a cumplir con la misión encomendada y el Teniente Coronel Fernando  Primo de Rivera antes de guiar la carga habló así a sus hombres:   “La situación, como ustedes verán, es crítica. Ha llegado el momento de sacrificarse por la patria, cumpliendo la sagradísima misión de nuestra Arma. Que cada uno ocupe su puesto y cumpla con su deber”.  El Teniente Coronel Primo de Rivera perdería el brazo en esta carga, se lo tendrían que amputar y días más tarde fallecería en Melilla, por estas acciones recibió la Gran Cruz Laureada de San Fernando a Título individual. Y las exigencias del día se saldaría para el Regimiento con este balance: de 30 Oficiales, 21 muertos, 4 heridos y 4 prisioneros; de 6 Suboficiales, 5 muertos, y uno prisionero; de 20 Sargentos, 18 heridos y uno prisionero; de 14 Herradores, 11 muertos y 2 prisioneros; de 63 Cabos, 53 muertos y 6 prisioneros; de 13 Trompetas, 13 muertos; de 17 Soldados de Primera, 14 muertos y 2 heridos y de 524 Soldados de Segunda, 403 muertos y 53 prisioneros.

Imagen

5. Homenaje a los Caídos por España  en el Palacio Real de Madrid.

Actualmente, el Regimiento de Caballería Alcántara  sigue acuartelado en la ciudad de Melilla pero sus monturas en la actualidad ya no son caballos, si no los modernos carros de combate Leopard 2 A4 y los Vehículos de Combate de Infantería Pizarro, pero sigue manteniendo vivo en el recuerdo la gesta, el valor y el sacrificio de los jinetes que entregaron su vida sin vacilar, desde aquí mi respeto y mi reconocimiento.

Imagen

 

 

Fdo. El Gran Capitán

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s